Daniel Calderón: otros cinco detenidos por el secuestro del joven

1042
Foto policial archivo

Cinco personas, entre ellas el presunto líder y “la voz” de las llamadas extorsivas, fueron detenidas hoy acusadas de integrar la banda que secuestró a Daniel Calderón, el joven hijo de un panadero que estuvo tres días cautivo en Lomas de Zamora hasta que fue rescatado por la policía, informaron fuentes de la investigación.

Los procedimientos fueron realizados por detectives de la Coordinación Departamental de Investigaciones (CDI) de Lomas de Zamora, bajo las órdenes del fiscal federal de ese distrito, Sergio Mola, quien dirige la investigación.

Los sospechosos detenidos son cuatro hombres y una mujer y con ellos ya son siete los apresados por el caso, ya que al momento del rescate la policía detuvo en el lugar del cautiverio a los integrantes de un matrimonio que actuaban como “cuidadores” de Calderón.

Fuentes policiales informaron a Online911 que durante los procedimientos se incautaron el automóvil que el grupo delictivo había utilizado para trasladar a la víctima desde un sitio de cautiverio hacia otro, y dentro del vehículo secuestraron un handy con frecuencia policial y una pistola 9 milímetros que había sido robada a un vigilador privado.

Asimismo, en los inmuebles allanados encontraron una billetera y un llavero con la imagen de Expedito, que habían sido robados a la víctima; otro handy y varios teléfonos celulares.

Detenidos por secuestro de hijo de panadero en Lomas de Zamora (4)

Detenidos por secuestro de hijo de panadero en Lomas de Zamora (2)

El joven fue secuestrado el 2 de febrero alrededor de las 23.20, a metros de la panadería “Las Violetas”, de Lomas de Zamora, propiedad de su padre. Los delincuentes se movilizaban en dos vehículos, un Renault Sandero Stepway y un Chevrolet Onix gris, con los que le cortaron el paso. Los secuestradores se llevaron a Calderón privado de su libertad en uno de los autos y, de inmediato, se comunicaron con su padre para solicitar un rescate de dos millones de pesos.

Tres días más tarde, gracias a las tareas investigativas del fiscal Mola y los detectives antisecuestros de la CDI, Calderón fue rescatado por la policía en su lugar de cautiverio sin que se pagara el rescate.

Tras su liberación, Calderón contó a la prensa que vivió “un calvario”, que lo golpearon duramente y que hasta tuvo que beber agua de una alfombra que había en el piso de la pequeña habitación del garaje de la vivienda donde lo tenían atado con sogas y tirado en un colchón.