Policía baleado por los hermanos Lanatta y Schillaci continúa en «estado crítico»

759
Lucrecia y Fernando.

El policía Fernando Pengsawath, uno de los dos policías baleados hace dos días en un control cercano a la localidad de Ranchos por los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, continuaba hoy internado en «estado crítico» y con «pronóstico reservado».

Marcelo Schieber, subdirector de la clínica Fitz Roy del barrio porteño de Villa Crespo, brindó esta mañana a la prensa un nuevo parte médico sobre el estado de Pengsawath (22), baleado en el abdomen, y de la otra víctima del ataque de los prófugos, Lucrecia Yudati (33), quien sufrió heridas en las piernas.

Schieber detalló que en las últimas horas los médicos llevaron al quirófano a Pengsawath para realizarle una «revisión de la primera cirugía», que se le había efectuado en el hospital de Chascomús luego del ataque.

«Se retiraron los elementos que evitaban el sangrado. El paciente presentó una pequeña evolución favorable, lo que nos hace estar muy optimistas», dijo el médico, aunque aclaró que «continúa en estado crítico» y permanece «en terapia intensiva bajo sedación farmacológica y con asistencia respiratoria mecánica».

En tanto, Schieber informó que la ayudante Yudati «está evolucionando bien» de las heridas sufridas en el tobillo izquierdo y en el pie derecho, aunque destacó que «quedan un montón de meses por delante para ver de qué manera se reconstruye el esqueleto de ese miembro inferior».

«Está consciente y hablando y en la semana veremos cuándo puede dejar la terapia intensiva», concluyó.