Procesan a comisarios y miembros de una cooperadora policial por cohecho y trata de personas

914

El juez federal de Córdoba, Ricardo Bustos Fierro, dictó el procesamiento de miembros de la “Asociación Cooperadora de la Comisaría Seccional 1ra. de Córdoba”, de oficiales de la Policía provincial y del encargado de un prostíbulo, por los delitos de cohecho y otros vinculados a la trata de personas y el fomento de la prostitución, publica el sitio fiscales.gob.ar.

Se trata de Tomás Alejandro Yturrioz y Jorge David Farias, miembros de la cooperadora, y de los titulares de la Comisaría Seccional 1ra. de la Policía de Córdoba, en los períodos en los que desempeñaron ese cargo, comisarios Carlos Osvaldo Cejas y Osvaldo Emilio Arias, quien además -tras la apelación formulada por el fiscal federal a cargo de la investigación, Enrique Senestrari- fue detenido por orden de la Cámara Federal. A su vez, se declaró en rebeldía al acusado Héctor Hugo Santillán, que colaboraba con Yturrioz.

La investigación, a cargo del fiscal federal Enrique Senestrari, puso de relieve que “en su proceder delictivo, […] Yturrioz [y demás miembros], conforme la modalidad establecida por el primero de los nombrados, habría confeccionado recibos a nombre de la ‘Asociación Cooperadora de la Comisaría Seccional 1ra. de la Policía de Córdoba’, a fin de acreditar aquéllas entregas de montos de dinero en las que habría intervenido”, señaló el juez Bustos Fierro.

Asimismo, el magistrado agregó que “entre los meses de mayo del año 2008 y abril del año 2013, Yturrioz y sus colaboradores mencionados periódicamente se habrían apropiado de parte del dinero, mientras que los funcionarios policiales citados precedentemente, por sí o a través de sus dependientes, en los lapsos en los que sucesivamente se desempeñaron como titulares de la Comisaría 1ra., habrían recibido la parte restante del dinero o bien dispuesto de ésta por intermedio de Yturrioz, la que habrían destinado a reparaciones de vehículos policiales, vacaciones del personal, adquisición de artículos de librería y/o provisiones para la dependencia y/o a tareas de mantenimiento y limpieza de la misma”.

El dinero provenía tanto de locales comerciales de la zona -como bares, restaurantes, bancos, aseguradoras, entre otros-, así como de aquellos que se dedicaban a actividades ilegales. Este último fue el caso del prostíbulo “Majas”, que no sólo dio inicio a esta investigación sino que también llevó a que su responsable Aldo Oscar Ceballos, fuera procesado por cohecho activo.

Además, provocó que a Yturrioz y a los comisarios Arias y Farías se los procese por trata de personas mayores de 18 años agravada y promoción de la prostitución ajena, ambos en calidad de partícipe necesario.