Disuelven el RENAR y crean una agencia que regula la tenencia de armas

3164

El Senado sancionó, en forma definitiva, el proyecto de ley de creación de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), en reemplazo del Registro Nacional de Armas (RENAR), que dependerá del Ministerio de Justicia de la Nación.

En forma conjunta se aprobó también un proyecto de ley del oficialismo que dispone un nuevo plazo de ejecución, a partir del 1 de enero de 2016 y hasta el 31 de diciembre de 2018, del programa nacional de entrega voluntaria de armas de fuego, creado por ley 26.216 y sus modificatorias. Cabe señalar que esta iniciativa obtuvo media sanción.

La Red Argentina para Desarme (RAD) celebró la aprobación de la ley que «responde a las demandas de un país que sufre la violencia con armas de fuego y que necesita políticas públicas integrales y permanentes para su prevención».

«La Ley aprobada jerarquiza el organismo al cambiar su naturaleza de simple registro a agencia de control y modifica el sistema de administración financiera, que conlleva incentivos negativos para el ejercicio de una verdadera política de control», señalaron desde la RAD.

«Agradecemos a las organizaciones de la sociedad civil abocadas a temas de derechos humanos, justicia y seguridad, de Argentina y América Latina que brindaron un fuerte respaldo para empujar este proceso. También a las autoridades del RENAR que promovieron, permitieron y trabajaron para que se trate este tema que desde hace tantos años impulsamos desde la RAD. Y muy especialmente a los diputados y senadores que lideraron el tratamiento, y a todos los bloques políticos que apoyaron el proyecto», agregaron.

La nueva norma modifica los requerimientos de fiscalización y control de materiales sensibles como armas, explosivos y municiones. Además, establece que los fondos recaudados en el ámbito del sistema de control de armas dejen de ser administrados por un ente privado y pasen al Estado nacional.

El Fondo de Promoción de las Políticas de Prevención de la Violencia Armada deberá usarse en “programas tendientes a la disminución del uso y proliferación de armas de fuego, reducción de accidentes y hechos de violencia ocasionados por el acceso y uso de armas de fuego, sensibilización acerca de los riesgos de la tenencia y uso de armas y promoción de la resolución pacífica de conflictos”.

También será encargado de financiar “capacitaciones a instituciones de la educación” para prevenir la violencia armada y “promover de una cultura de paz”, así como “programas de investigación sobre el mercado de armas y el uso de armas de fuego y sus consecuencias, entre otros aspectos vinculados a la materia que puedan ser relevantes para la adopción de políticas estratégicas”.

Asimismo, se creará el Registro Único de Materiales Controlados que deberá ser administrado por la nueva Agencia, cuyo titular será designado por el Poder Ejecutivo.

La nueva agencia tendrá como objetivos la aplicación, control y fiscalización de la Ley Nacional de Armas y Explosivos.