Una embarazada fingió un secuestro y su hermano pagó el rescate

672
Foto Policial

Una joven de 29 años, que está embarazada de cinco meses, fue detenida por la Policía acusada de fingir su propio secuestro y cobrar el rescate que su hermano dejó en una estación de ferrocarril del barrio porteño de Núñez, informaron fuentes policiales a Online-911.

Todo comenzó el viernes pasado cuando Cristian Martínez, de 32 años, se presentó en la comisaría 1ra. de Almirante Brown para denunciar que su mujer, identificada como Cintia Giselle Bollo (29), había desaparecido luego de hacerse unos estudios en una clínica de Adrogué.

Ese mismo día, Diego Bollo, hermano de la joven, recibió un mensaje desde el celular de Cintia en el que le decían: «Ella está bien, no vamos a soltar hasta que mañana saquemos toda la plata del cajero. No la llamen más. Mañana le avisamos donde la buscan. Es posta esto. Decile a no se quién nada de poli (sic)».

Horas después, su pareja y el hermano de la supuesta víctima regresaron a la comisaría para ampliar la denuncia. Habían recibido un nuevo mensaje extorsivo: “Sabemos que no son gente de plata pero diez lucas consiguen. Queremos eso. Después te digo como vas a hacer y terminamos de una vez. A parte ella es un problema porque llora todo el día y dice que le duele la panza. Cuanto antes terminemos mejor».

El hermano de Cintia se mostró dispuesto a realizar el pago. Nunca imaginó que detrás de la maniobra estaría su hermana. “Decime como hacemos”, se interesó. La respuesta fue inmediata: «Juntá la plata y luego te voy a decir donde la llevás. Nada de polis».      

Al día siguiente se retomaron las negociaciones por el pago del rescate. A esa altura, los investigadores sospechaban que podría tratarse de un falso secuestro. Es que la joven en cuestión tiene problemas con el juego. Y de hecho está bajo tratamiento. Además, se supo que mientras supuestamente estaba secuestrada alguien había realizado una extracción de la tarjeta de débito de su suegra que supuestamente ella tenía en su poder.

Los detectives dieron con un remisero que supuestamente la trasladó hasta el Banco donde extrajo el dinero. La descripción que hizo el chofer de su pasajera coincidía con Cintia.

Al día siguiente, el hermano de la supuesta víctima recibió un nuevo mensaje. Le exigían 10 mil pesos. Con la colaboración de la Policía, se empezó a coordinar el pago del rescate.

Para ese entonces, el fiscal federal de Lomas de Zamora, Cristian Magone, había ordenado la intervención de todos los teléfonos por tratarse de un presunto secuestro extorsivo. Así fue cómo pudieron establecer la ubicación del teléfono de Cintia, donde provenían los mensajes extorsivos. La pista indicaba que estaba en la zona de Tigre y Vicente López.

Finalmente, se acuerda el pago del rescate en la estación del ferrocarril del barrio porteño de Núñez. El hermano de la víctima deja una bolsa con dinero en el lugar que le habían indicado. Personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Esteban Echeverría había montado una guardia encubierta en la zona. Y segundos después advirtieron la llegada de la supuesta secuestrada, quien recogió el bolso con el dinero y se alejó de la zona. Enseguida le envió un mensaje a su hermano para avisarle que el pago se había concretado. Todavía seguía con el mismo juego. Segundos después quedaría detenida por el delito de extorsión.