Un asalto terminó en secuestro extorsivo en Derqui

727
Cuatro sospechosos fueron detenidos hoy acusados de formar parte de una banda de secuestradores que en julio pasado cometió un robo en un supermercado mayorista de la localidad de Derqui, partido de Pilar, y también cobró un rescate de más de 100.000 pesos para liberar al hijo de dueño del local.
Fuentes policiales indicaron a Télam que las detenciones fueron concretadas por detectives de la Dirección Distrital de Investigaciones (DDI) de Pilar, en el marco de una causa por secuestro extorsivo que está a cargo del juez federal de Campana, Adrián González Charvay.
Los allanamientos fueron realizados en las localidades de Derqui, Los Polvorines, Adolfo Sourdeaux e Ingeniero Budge y si bien se detuvo a cinco hombres de entre 19 y 44 años, cuatro de ellos quedaron presos por el secuestro y el quinto sólo por tenencia ilegal de armas.En los procedimientos se secuestraron dos pistolas 9 milímetros, un revólver calibre 22, una escopeta, un uniforme de policía, 25.000 pesos en efectivo y más de un centenar de tarjetas de telefonía que serían parte del botín.
El hecho que se les imputa ocurrió el pasado 8 de julio en una mayorista ubicado sobre la avenida Presidente de Derqui, partido de Pilar, donde la banda copó el lugar vestida con uniformes de policía.Los delincuentes golpearon, redujeron y maniataron al dueño del comercio y a su hijo y les exigieron que les entregaran la suma de un millón de pesos, sobre la cual tenían una información.
El comerciante negó la existencia de esa suma, por lo que los asaltantes se volvieron más violentos y comenzaron a torturar al hijo clavándole un objeto punzante en la pierna.
Los delincuentes lograron así apoderarse de 100.000 pesos en efectivo que había en el lugar, 25 bultos de cigarrillos y una gran cantidad de tarjetas telefónicas por un valor de 120.000 pesos y una camioneta Citroen Berlingo blanca.
Lo que se había iniciado como un robo se transformó en un secuestro extorsivo cuando no conformes con el botín, los delincuentes decidieron llevarse cautivo al hijo del comerciante.
Los secuestradores llamaron a su madre y acordaron pasar por su domicilio para que les entregara los 8.000 pesos que allí tenía, tras lo cual finalmente la víctima fue liberada en el cruce de las calles Los Cipreses y Güemes de La Lonja.
Según las fuentes, el análisis de las líneas telefónicas empleadas por los secuestradores fue lo que permitió la identificación de los sospechosos.