Schiavi dice que no tiene miedo de ir preso

691

El ex secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, sabe que pesa sobre él el pedido del fiscal federal Fernando Arrigo, quien ayer solicitó que el ex funcionario kirchnerista pidió que sea condenado a 10 años y 10 meses de prisión.

Arrigo encontró culpables a los 28 acusados por la tragedia de Once, en la que murieron 52 personas. Pidió 11 años para Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte, y penas similares para los hermanos Cirigliano, concesionarios del servicio y los tres funcionarios que eran interventores de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT).

«Ayer el fiscal repitió 36 veces que Schiavi, con nombre y apellido era la Autoridad de Aplicación Ferroviaria y quien podía rescindir el contrato. El Secretario de transporte no tiene esa facultad. La Autoridad de Aplicación es el ministro y no el secretario», señaló Schiavi, en referencia al Ministro de Planificación Federal.

Tras el accidente, el gobierno le quitó la cartera de Transporte a De Vido y se la dio a Florencio Randazzo, entre otras disminuciones de la influencia que supo cosechar De Vido bajo la presidencia de Néstor Kirchner.

«Me cansé de hacer pedidos presupuestarios, para que me dieran 10 veces lo que me daban. Me dieron el 3,38% del presupuesto de lo que le dieron a Randazzo. Ésa no es una decisión del secretario de Transporte. Yo gerencio lo que me dan. Con los elementos que tengo», se defendió hoy Schiavi en diálogo con radio Vorterix.

«Con la lógica que dio el fiscal ayer, habría que parar todos los trenes de la Argentina. Hoy no podría funcionar ningún tren. Todo debería estar parado, porque la lógica es que lo que no esté 10 puntos no puede funcionar», atacó.

El ex funcionario, el primer representante del gobierno en salir a hablar públicamente tras la tragedia, tuvo duras críticas para la fiscalía, a la que acusó de «una cercanía rayana en lo púdico con la defensa del motorman Marcos Córdoba», al que calificó como «el principal responsable».

«Al conductor lo imputan porque si hubiera frenado en su momento, el tren hubiera frenado. El tren estaba en condiciones de frenar. Se le hicieron pruebas antes y depués del accidente», aseguró Schiavi, quien aseguró que en su secretaría tenían «ningún elemento» para saber que las condiciones en que se prestaba el servicio podía representar un riesgo para los pasajeros.

«En ninguno de sus escritos la AGN dijo que esto era un riesgo para los pasajeros. Hablaron de mantenimiento, del concesionario, de las penalidades, de la renegociación», dijo Schiavi.

«Tengo muchos años de hacer política. No dudo que detrás de esto hay una pieza clave que es el sindicato de La Fraternidad. No lo dudo. Le pedí a los jueces que investigran el asesinato del motorman que antes manejaba el coche, Andrada, que murió de cuatro tiros en la espalda. El subsecretario de Transporte, que también era de La Fraternidad, murió en el juicio. Ahora imputaron a otro hombre de La Fraternidad, que no está con el oficialismo de La Fraternidad», señaló Schiavi.