Crimen de Saavedra: quedó en libertad la mucama

788

La mucama de la anciana que fue hallada muerta el martes en un departamento del barrio porteño de Saavedra fue excarcelada esta tarde luego de ser indagada y explicar que las marcas que la víctima presentaba en el cuello fueron producto de maniobras que realizó con un cinturón de tela tras el fallecimiento.

Fuentes judiciales informaron que el juez de instrucción Luis Zelaya dictó la falta de mérito de la sospechosa, quien había sido detenida ayer luego de que la autopsia estableciera que Elvira Pozo (89) tení­a signos de ahorcamiento.

El hecho ocurrió el martes al mediodía en el piso 13 de un departamento ubicado en San Isidro Labrador 4040, en momentos en que allí­ se encontraban Elvira, su esposo Manuel Lombardi (84) y la mucama que la cuidaba a ella, de unos 40 años. La mucama llamó al SAME para decir que la anciana se habí­a ahogado mientras comí­a y no respiraba, pero cuando los médicos llegaron la mujer ya estaba fallecida.

Al ser indagada, la mujer declaró que la anciana «se empezó a ahogar» mientras estaba comiendo comida licuada y que luego de un «ronquido profundo», se desvaneció, por lo que llamó al SAME. Mientras tanto, ella empezó a hacerle «distintas maniobras en el pecho y la espalda con la intención de reanimarla» y junto con el marido la trasladaron hacia la cama, pero Pozo murió.

Luego de los médicos certificaran la muerte, la mucama aseguró que el marido le dijo que no quería que nadie viera a su esposa en la forma en que había quedado. «Entonces le coloqué la dentadura, se la pegué y como la boca no se le cerraba, el marido me pidió que le pusiera un cinto de tela de un vestido y se lo atara de la mandíbula a la cabeza», afirmó la mujer.

La fuente consultada dijo que la declaración fue «muy convincente» y que «las marcas en el cuello, que eran compatibles con las de un ahorcamiento, también se condicen con las maniobras que la mucama dice que realizó con el cinturón».

El hombre luego ratificó que le pidió a la mucama que le colocara el cinto en la cabeza a su mujer para verla mejor, lo cual luego creó la confusión acerca de que se había tratado de un crimen. Mañana el hombre será indagado y probablemente también se lo desvincule del hecho. (Télam)