Ofrecen una recompensa para dar con el sospechoso de matar a dos policías

3927

El gobierno tucumano ofreció una recompensa de 500.000 pesos a la persona que aporte datos que permitan ubicar al principal sospechoso de asesinar a balazos a dos policías cuando cumplían un operativo de rutina en la capital provincial, informaron fuentes oficiales.

El vicegobernador Osvaldo Jaldo, a cargo del Poder Ejecutivo, y autoridades del Ministerio de Seguridad analizaron hoy las acciones que adoptarán para acompañar las investigaciones que realiza la fiscal Adriana Reinoso Cuello.

Durante la reunión decidieron ofrecer una recompensa de medio millón de pesos para aquella persona que “aporte datos concretos que posibiliten la captura de Máximo Alejandro Abraham (25), sospechoso prófugo” en la causa del doble homicidio de los policías.

Las autoridades indicaron que se mantendrá reserva absoluta de la identidad de aquel que aporte los datos solicitados.

Desde la semana pasada se realizan allanamientos en diferentes propiedades para dar con el paradero de Abraham, considerado el principal sospechoso ya que una camioneta de su propiedad, con idénticas características a la utilizada por el asesino, fue encontrada en una vivienda de Aguilares, ciudad ubicada a 85 kilómetros al sur de la capital provincial, cuando estaba siendo modificada para su venta.

La fiscal Reinoso Cuello procura determinar la reacción del sospechoso, quien habría sido el autor de los disparos a sangre fría que mataron a los policías Sergio Páez González y Cristian Peralta.

Se cree que Abraham temió que los policías podían averiguar que se encontraba prófugo por un incidente ocurrido en mayo pasado, por lo que le disparó a los dos uniformados.

Otra posibilidad que se investiga es que el hecho de ser sorprendido en una discusión con una chica trans le iba a provocar problemas legales o lo iba a involucrar en un escándalo.

Ricardo Fanlo, el abogado de Abraham, manifestó estar “preocupado por el futuro del joven” y aseguró que no saben “cual es la acusación que existe en su contra” porque no fueron “notificados sobre un pedido de detención”.

“Estamos analizando con la familia presentar ante la Justicia un habeas corpus para evitar su detención”, indicó el letrado, quien insiste que su cliente “es ajeno a todo esto” y no quieren “que sea un perejil”.

El abogado indicó que la causa tiene otras líneas investigativas que deben profundizarse y advirtió que no van “a permitir que por la presión de los policías y de los medios de comunicación se lo termine involucrando”.

Páez González y Peralta murieron a raíz de las heridas de bala recibidas en una de las calles internas del Parque 9 de Julio de la capital tucumana.

Según fuentes policiales, el ataque se produjo cuando ambos efectivos realizaban un patrullaje en la zona luego de que un llamado al servicio de emergencias 911 advirtiera sobre un presunto caso de violencia que estaba ocurriendo dentro de una camioneta, a pocos metros de la Casa del Obispo Colombres.

Cuando los policías se acercaron al vehículo, recibieron un ataque sorpresivo a balazos desde el interior, efectuado por un hombre que huyó tras el hecho.

Páez González murió en el acto como consecuencia de los cuatro impactos que recibió en el cuerpo, mientras que su compañero, que quedó herido de gravedad, fue trasladado de urgencia al Hospital Padilla pero falleció en el camino.