Caso Nahir: los chats de la víctima revelan cómo ella le pegaba

6

La Justicia de Gualeguaychú investiga una conversación vía chat en la que Fernando Pastorizzo, el joven asesinado hace 13 días en esa ciudad entrerriana, le cuenta a un amigo suyo que fue sometido a una golpiza por su ex novia Nahir Galarza el 25 de diciembre último, y que le tiene miedo al padre policía de la joven detenida por el crimen.

En tanto, el abogado Rubén Virué, que representa a la madre de la víctima, Silvia Mantegazza, dijo que en la causa hay al menos “tres testimonios que hablan de un acoso permanente” de la acusada hacia su ex novio.

Según la prensa local, dos de estos testimonios recogidos por el fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, pertenecen a Agustín Ladner y Juan Cabrera, amigos de Fernando, quienes se refirieron a dichos de la víctima sobre un ataque a golpes que sufrió la mañana del 25 de diciembre último a la salida de un boliche.

A su vez, ayer se difundió por distintos medios una conversación vía Whatsapp ocurrida entre las 8.23 y las 9.05 de aquel lunes de Navidad en la, supuestamente, Fernando le cuenta a uno de sus amigos que lo “metieron a una casa” y lo “mataron a palos”.

Su amigo le pregunta quién fue el agresor, a lo que Fernando respondió: “Fue la hija de mil p… de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos.”

Según la víctima, sus agresoras lo amenazaron con que “si hablaba” sobre lo ocurrido ellas “iban a salir a decir” que él les había pegado.

Luego, el amigo insistió en saber cómo había sido exactamente el ataque y Fernando le contó: “Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo”.

“Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado, así lastimado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no”, relató Fernando.

“Está enferma esa mina”, reaccionó el amigo, a lo que Fernando le remarcó “el padre es gorra”.

“Por lo menos espero que me deje tranquilo. Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años”, continuó la víctima.

Mientras que el amigo le dijo que esperaba que “para Año Nuevo” no lo volviera a atacar.

Por último, Fernando aclaró que “por suerte” y “Gracias a Dios” ya no hablaba con Nahir porque ésta lo “bloqueó” en el chat.

“Bueno, esperemos que no joda entonces”, concluyó el amigo.

Por su parte, el juez de Garantías de la causa, Guillermo Biré, dijo a la prensa que si bien él no tiene acceso a los contenidos que va sumando a la causa el fiscal Rondoni Caffa, estima que en unos tres meses el expediente estaría en condiciones de ser elevado a juicio con la misma carátula -homicidio calificado- y la pena en expectativa -prisión perpetua-.

El magistrado también recordó que el principal argumento por el que Nahir cumple prisión preventiva por 60 días es por el riesgo de entorpecimiento de la investigación, en especial, a través de medios electrónicos como smartphones y tablets, artículos que él le prohibió utilizar a la joven mientras siga alojada en la Comisaría de la Mujer y la Familia.

De hecho, los investigadores procuran determinar si la acusada borró algunas de sus publicaciones en las redes sociales con el fin de entorpecer la pesquisa luego de una denuncia periodística de una joven de Gualeguaychú que dijo que algunas fotos de Nahir con Fernando ya no figuraban en la cuenta de ella en Instagram.

“Instagram se puede abrir desde una computadora. No es necesario el uso del teléfono”, afirmó el fiscal al explicar cómo se accedió a esa cuenta si la joven está impedida de usar su celular.

Además, Rondoni Caffa reveló que “la familia de la joven, por ejemplo, decidió bloquear su perfil de Facebook”,

El crimen ocurrió cerca de las 5 del 29 de diciembre, en Gualeguaychú, cuando Fernando (21) fue hallado agonizando en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Nahir (19) primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.

Inicialmente, la joven fue alojada en la sala de asistencia psiquiátrica del hospital Centenario a pedido del fiscal, que evaluó que estaba en estado de shock al confesar el hecho, pero luego fue dada de alta y trasladada a la Comisaría del Menor y la Mujer.