Muere de un infarto un policía tras correr y detener a presuntos ladrones en Córdoba

152
Un policía de 48 años que estaba de licencia por sus problemas cardíacos falleció en la ciudad de Córdoba al sufrir un infarto minutos después de detener a dos sospechosos que aparentemente intentaron robar en una obra en construcción y tras discutir con familiares de los imputados que fueron a liberarlos, informaron hoy fuentes policiales.

Si bien ocurrió el último domingo, el hecho se conoció en las últimas horas, y tuvo como víctima al efectivo Segundo Oscar Soria (48).

Según las fuentes, el deceso de Soria se produjo luego de que familiares y amigos de los ladrones se enfrentaron con él y lo golpearon para liberarlos.

Soria era un sargento que se encontraba de licencia y el domingo por la tarde junto a su hermano, también policía, se encontraban afuera de la casa de uno de ellos arreglando un vehículo, cuando detectaron que los dos personas intentaban sustraer materiales de una obra en la calle Pringles al 1300 del barrio Pueyrredón de la capital provincial.

Al ver la situación, los hermanos Soria se identificaron como policías y lograron arrestar a los dos intrusos.

Pero todo se complicó cuando aparecieron en la zona familiares de los sospechosos, que comenzaron a forcejar con los policías hasta lograr liberar a los dos presuntos ladrones.

De inmediato, los efectivos alertaron a la fuerza, por lo que en la zona se desplegó un operativo que culminó con la recaptura de uno de los sospechosos.

En ese momento, el suboficial Soria comenzó a sentir un fuerte dolor en el pecho y fue llevado de inmediato al Hospital Tránsito Cáceres de Allende, donde murió minutos después de haber sido ingresado.

De acuerdo a datos suministrados por familiares, a la víctima le habían colocado tres stents y se encontraba con carpeta médica por sus problemas coronarios, pero intervino en la situación porque “le ganó el oficio, las ganas del deber y cumplir la labor”.

Los restos de Soria, que tenía cuatro hijos y era sostén de familia, serán despedidos con honores hoy en el cementerio San Jerónimo de barrio Alberdi.