“Dios me lo va a sacar adelante, va a hacer ese gran milagro”, dijo la madre de Lautaro Alvaredo

126
La madre de Lautaro Alvaredo, el joven de 19 años que se encuentra internado con muerte cerebral después de haber recibido una paliza hace nueve días a la salida de un boliche de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, aseguró hoy que su hijo les “da señales”, por lo que está con “mucha fuerza y fe”, y confía en que “Dios” lo saque adelante y haga “ese gran milagro” que todos desean.

Se trata de Tamara, madre del joven, quien dialogó esta mañana con el programa “A la Barbarrosa” del canal Telefe y dijo que lo que le ocurrió a su hijo no se lo desean “a nadie”.

Acerca de cómo transitan a diario junto a su marido la internación de Lautaro, la mujer respondió: “Rezando, con mucha fe, con mucha fuerza para mi hijo, para transmitirle esa fortaleza que toda la gente nos está dando”.

“De pie, por y para él. Todos juntos, que eso es lo que realmente nos importa”, señaló Tamara.

Por otro lado, y a pesar de que los médicos diagnosticaran la muerte cerebral de Lautaro, la mujer destacó una leve evolución: “Nosotros cada vez que nos acercamos con el papá a hablarle, mi hijo se nos mueve, nos da señales, sea de mano, de brazo, de pie, de dedo del pie”.

“Por ejemplo, ayer no hizo nada, pero hoy lo fui a visitar y le digo ‘hola pa, buen día’ y me movió el cuerpo, los dos bracitos, como diciendo ‘hola mamá, acá estoy”.

En ese sentido, añadió: “Con mucha fuerza y fe de que mi hijo va a salir adelante. Los médicos dicen lo que dicen, siguen ayudándolo para que mi hijo siga adelante con todo el tema corporal, para que no se me venga abajo, yo sé que Dios me lo va a sacar adelante, va a hacer ese gran milagro que todos deseamos, que todo el mundo desea”.

A su vez, respecto a cómo es Lautaro, Tamara contó: “Él es un hermoso hijo, una fantástica persona, no hay uno que no lo quiera, a cada uno ayuda, no hay uno que hable mal de mi hijo porque él es fantástico como persona, como ser humano”.

“Suplicamos que sigan con las oraciones para que mi hijo termine de despertar del todo, cuando Dios lo disponga”, pidió Tamara y añadió: “Con la oración de cada uno, un poquito a mi hijo le llega”.

Mientras tanto, bajo el lema “Un milagro para Lauty”, amigos del joven realizaron esta tarde una convocatoria en la iglesia ubicada frente a la plaza de González Catán, para rezar por la salud de la víctima.

Posteriormente, se movilizaron en micros hacia la puerta del hospital Mariano Moreno, donde permanece internado Lautaro, para continuar con la cadena de oración.

Por otro lado, los investigadores continuaban en la búsqueda de un tercer implicado en el hecho, identificado por videos de cámaras de seguridad donde se lo ve en una moto que llega a la escena del ataque contra Lautaro y sus amigos el pasado 6 de noviembre a la madrugada, a la salida del boliche “Cyrux”.

El viernes último el segundo detenido por el ataque a Lautaro se negó a declarar ante el fiscal de la causa.

Se trata de Ian Noguera (19), quien se presentó junto a su familia en la seccional 1ra. de dicha localidad del sudoeste del conurbano y fue indagado por el fiscal Matías Folino como coautor del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de tres o más personas”.

También se encuentra detenido Fabricio Román Stella (18), que fue entregado por su padre y un abogado en una comisaría de la localidad de Gregorio de Laferrere.

Las fuentes judiciales dijeron que Stella quedó detenido porque imágenes de video y testigos lo ubican como uno de los jóvenes que golpeó a Lautaro antes de que cayera al suelo y fuera pateado en la cabeza.

El hecho ocurrió cuando Lautaro y sus amigos fueron al boliche “Cyrux”, situado en avenida Luro y Pedro Obligado, de Laferrere durante la noche del domingo 5 y la madrugada del 6 de este mes.

De acuerdo con lo establecido hasta el momento, en el local bailable se generó una pelea entre el grupo en el que estaba Lautaro y otros jóvenes, que se trasladó a una plaza ubicada a cien metros.

En un momento de la pelea, que involucraba a varios jóvenes, Lautaro cayó al piso, donde recibió fuertes golpes en la cabeza hasta quedar inconsciente.

Uno de los amigos que estaba con la víctima al momento de la pelea declaró que el hecho se inició cuando un joven se enfrentó a golpes de puño con uno los integrantes de su grupo porque le habían roto los lentes adentro del boliche.

Por tal motivo, el personal de seguridad del local decidió expulsar a todos los que habían participado de la pelea.

La salida de la víctima y sus amigos del boliche quedó registrada por una cámara de seguridad del mismo boliche y hasta ese momento no se habían visto hechos de violencia.

Sin embargo, Lautaro y sus amigos caminaron hacia la Plaza Ejército de los Andes, ubicada a menos de 100 metros del local bailable, y allí fueron atacados a golpes.