Para el fiscal, en el homicidio de Pérez Algaba hubo un “plan criminal” con “división de tareas”

174

El fiscal que investiga el homicidio del empresario Fernando Pérez Algaba, cuyos restos fueron hallados dentro de una valija en un arroyo de Ingeniero Budge, consideró que los siete detenidos por el caso llevaron a cabo un “plan criminal” en el que los imputados “actuaron de manera premeditada” con una “previa división de tareas”.

En su pedido de prisión preventiva de 66 fojas, al que tuvo acceso Télam, el titular de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Lomas de Zamora, Marcelo Domínguez, consideró que el crimen fue por “codicia” y estuvo relacionado a una deuda que mantenía el detenido Maximiliano Pilepich, un empresario de la construcción que hoy declaró por primera vez como imputado en el marco del expediente.

El fiscal pidió la prisión preventiva para Pilepich; Nahuel Vargas; Luis Alberto Contrera; el comisario mayor de la Policía de la Ciudad Horacio Mariano Córdoba; la gestora Flavia Lorena Bomrad; y dos amigos y empleados de Pilepich, Fernando Gastón Carrizo y Matías Ezequiel Gil.

A todos ellos los acusó del delito de “homicidio cuádruplemente agravado por el uso de arma, alevosía, codicia y el concurso premeditado de dos o más personas”, en perjuicio de “Lechuga” Pérez Algaba, el cual prevé en un futuro juicio oral la pena de prisión perpetua.

Respecto a Vargas, Pilepich, Bomrad y Contrera, el fiscal pidió que también sean procesados por “falso testimonio”.

En su escrito, Domínguez consideró que “habiendo actuado de manera premeditada entre sí y con una previa división de tareas y mediante la utilización de armas de fuego, provocaron dos lesiones en la parte posterior del torso de Fernando Pérez Algaba, que posteriormente ocasionaron su fallecimiento”.

“Habiendo actuado en consecuencia con la correspondiente alevosía, valiéndose en tal sentido del estado de indefensión en el que se encontraba la víctima al habérsele disparado por la espalda y por codicia, al reportarles el citado homicidio un rédito económico ilegítimo ya que algunos de los antes nombrados se vieron exceptuados del pago de una deuda con la víctima”. agrega.

Al relatar la materialidad ilícita, el fiscal explicó que los acusados llevaron a cabo “un plan criminal” y “embalaron” el cuerpo de la víctima.

“Lo colocaron en una valija de color roja con vivos negros de marca Brandy, en una mochila de color negra con inscripciones del Municipio de Lomas de Zamora y en un envoltorio confeccionado con bolsas de nylon negra, tipo consorcio”, tras lo cual “lo arrojaron en el Arroyo del Rey”, señaló.

“A criterio de esta parte toda las acciones que culminaron con el fallecido en el Arroyo del Rey y de la manera en que fue encontrado, fueron planificados previamente y ejecutados en consecuencia posteriormente”, agregó el fiscal.

“Está claro conforme a la valoración de la prueba que varias personas participaron en el homicidio de Pérez Algaba y su posterior seccionamiento e intento de desaparición del cuerpo, como así también que los disparos que recibió y que provocaron su fallecimiento fueron efectuados por la espalda y a una distancia no muy próxima, superior a los cincuenta centímetros”, sentenció.