Allanan a empresas y obras sociales por estafas a afiliados

285

Detectives del Departamento Investigaciones Especiales de la Policía Federal Argentina, allanaron una serie de domicilios vinculados a una gerenciadora de salud acusada de estafar a afiliados.

La maniobra, que denunció la Superintendencia de Servicios de Salud en 2021, habría dejado sin cobertura médica a las víctimas e incluye usurpación de identidad.
Según las fuentes, los procedimientos se realizaron en la sede de la empresa investigada, ubicada en Sarmiento al 600 del centro porteño, y en casas de los countries San Diego, de Moreno y La Delfina, de Pilar.

Todos los involucrados fueron trasladados a la base de Operaciones Montada por la Superintendencia de Investigaciones en el predio de Cavia, donde los notificaron de la formación de la causa.

En el procedimiento los agentes secuestraron gran cantidad de documentación de interés para el expediente, que también cuenta con las denuncias de obras sociales que aseguran ser perjudicadas por el desvío de afiliados y bases de datos.

De acuerdo a fuentes de la causa, en manos del juez federal Sebastián Ramos, “Ética Salud” o “Ética +” se presenta como una obra social, pero está registrada como “gerenciadora de salud” y no como una empresa prestataria de salud.
Necesita, por lo tanto, estar asociada a una obra social que sí figura en los registros de la Superintendencia para poder recibir los aportes de los haberes de los afiliados. Esa obra social es considerada por los investigadores como parte del esquema delictivo.

De esta manera, el flujo de aportes inicia, pero nunca la prestación médica que, en el mejor de los casos, es deficiente, indicaron las fuentes. Según pudieron determinar, las víctimas denuncian que las credenciales no llegan y que no logran que los centros médicos los atiendan o los adjudicados son muy alejados de sus domicilios.

La empresa es sponsor de varios equipos del fútbol argentino como Racing, Huracán e Independiente, incluso, de la Liga Profesional. Fuentes cercanas a una de estas entidades aseguraron que los contratos son millonarios.

Según el comunicado que selló el acuerdo con la LPF, “Etica+” tiene 80.000 afiliados, “cuenta con centros médicos, clínicas, hospitales y profesionales de la salud en todo el país para la atención completa, brindando asistencia profesional, rápida y confiable”.

Según pudieron averiguar los investigadores de la PFA, la principal empresa involucrada se llama Ética Salud o Ética +. Sus socios y directivos desarrollaron una compleja estructura con el fin de traspasar afiliados de otras obras sociales sin el consentimiento de estos.

La maniobra parte de la adquisición de bases de datos y el desarrollo de infraestructuras de call centers – Etica Salud posee al menos cuatro centros de venta. Luego, directivos y gerentes con el rol de reclutadores, toman y capacitan a vendedores para que estos realicen las llamadas a los eventuales damnificados. Con aquellos fraudes telefónicos, el personal de ventas logra convencer a las personas de traspasarse de obras sociales. El siguiente paso involucra a un moto-gestor, que irá al domicilio de la víctima, tomará fotografías de ella y de su DNI a fin de usurpar su identidad y habilitar su clave fiscal nivel tres.

Con aquel acceso, la empresa gestiona el traspaso de obra social. La maniobra criminal se completa con otras obras sociales involucradas en la operatoria. Dado que “Etica +” no se encuentra habilitada como empresa prestadora de salud, se asocia con obras sociales que le reciben aquellos aportes, a cambio de quedarse con una parte.

En paralelo, las personas afiliadas a Etica Salud pueden no recibir nunca las credenciales para recibir la atención médica, de esta manera la empresa recibe los aportes pero nunca sufre los gastos de prestar el servicio correspondiente.