Hay un tercer detenido por el crimen del ciclista en Pergamino y fue reconocido por un testigo

257
Un joven de 22 años fue detenido como el tercer sospechoso involucrado en el crimen de Fernando Daniel «Poroto» Liguori, el empleado judicial y ciclista asesinado el jueves pasado de un tiro por la espalda cuando escapó de un intento de robo en un camino rural de Pergamino, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

El imputado fue identificado por las fuentes como Marcelo Damián Barrionuevo (22) y para los investigadores es el cómplice que junto al presunto autor material de disparo homicida persiguió a pie a Liguori y a su esposa cuando intentaron robarles sus bicicletas.

Voceros judiciales confirmaron además que respecto de Barrionuevo se hicieron en las últimas horas ruedas de reconocimiento con un testigo que dio resultado positivo, por lo que quedó más comprometido en la causa.

El fiscal a cargo del caso, Horacio Oldani, quien subroga la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Pergamino, indagó este mediodía al nuevo imputado, pero Barrionuevo se negó a declarar.

El detenido quedó imputado como «caoautor» de un «homicidio agravado criminis causa», es decir, matar para ocultar otro delito –en este caso el intento de robo-, y lograr la impunidad, figura penal que prevé como única pena la prisión perpetua.

Los otros dos detenidos que tiene la causa son Fernando José Aita Valiente (30), sindicado como presunto autor material del crimen, y Amílcar Leonel Valente (28), conductor de la camioneta en la que fugaron los homicidas y, por lo tanto, imputado como partícipe necesario del hecho.

Estos dos imputados ya se habían negado a declarar ante el fiscal Oldani cuando el sábado pasado por la noche fueron indagados por él.

Aita Valiente fue detenido el sábado último y se le secuestró una pistola 9 milímetros, mismo calibre del proyectil que ingresó por la espalda de la víctima, una motocicleta Honda Tornado y documentación de una de las víctimas de los cuatro robos que se investiga si cometió previo al homicidio.

De forma paralela, los investigadores detuvieron a Valente, dueño de la camioneta Ford F100, señalada por distintos testigos como la utilizada por los homicidas para fugarse de la escena del crimen, y captada también por cámaras de seguridad en la huida.

El testimonio clave que vinculó este vehículo con el caso fue el del propietario de un campo con una casa cerca al lugar del hecho, quien refirió que el jueves último, alrededor de las 15, se encontraba en la galería luego de haber almorzado y escuchó una ráfaga de cuatro o cinco tiros.

De acuerdo a su relato, unos segundos después escuchó un vehículo que salió muy rápido del lugar, y por el sonido advirtió que se trataba de un rodado con motor naftero de 6 cilindros con caja de tercera, tratándose según su parecer de un Ford Falcon o una camioneta F100.

Sus dichos fueron corroborados con los testimonios de un grupo de ciclistas que venían unos cinco minutos atrás de Liguori, y que aseguraron que una camioneta F100 pasó a toda velocidad y casi los atropella.

A su vez, cámaras de seguridad registraron el paso de la misma camioneta, antigua y sin patente, por la ruta, a la misma hora señalada por los testigos.

Finalmente, en la calle Merlino al 2200 los agentes de Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Pergamino localizaron la pick up Ford F-100 de color verde, patente TIG070, y aprehendieron al dueño.

El hecho ocurrió alrededor de las 15.30 del jueves en un camino de tierra paralelo a la ruta nacional 8 que conecta las localidades de Pergamino y Fontezuela, en el norte de la provincia de Buenos Aires, donde la víctima iba en bicicleta junto a su pareja.

Ambos fueron asaltados por delincuentes que salieron detrás de unos pastizales, uno de los cuales efectuó disparos de arma de fuego y el hombre recibió un balazo en la espalda que le causó la muerte casi en el acto.

La mujer llamó al 911 y personal médico que llegó en una ambulancia constató que la víctima había fallecido a raíz de las lesiones sufridas.

La autopsia reveló que el ciclista, quien trabajaba como oficial mayor del Juzgado de Familia de la ciudad de Pergamino, falleció de un solo disparo que ingresó por la zona de la espalda, atravesó uno de los pulmones y salió por la parte frontal del tórax.