Vacían un río para buscar a un chico secuestrado hace 16 años

569
Schaerer

Cristian Schaerer fue secuestrado en septiembre de 2003 a los 21 años por la banda liderada por Rodolfo «El Ruso» Lohrmann y Horacio «El Potrillo» Maidana. Ambos fueron detenidos en Portugal en 2016, pero aún está pendiente su extradición a Argentina.

El joven de 21 años, hijo del ex ministro de Salud de Corrientes Juan Pedro Schaerer, fue capturado cuando estaba en la puerta de su casa en el barrio Las Tejas de la capital correntina. Su familia pagó US$277.000 de rescate, pero nunca volvió a su hogar.

Esta semana, 16 años después de la desaparición de Schaerer, las autoridades de Río Grande do Sul, en Brasil, comenzaron la tarea de vaciar el arroyo Imboa, que llega al río Uruguay, para determinar si el cuerpo del muchacho está ahí.

La operación está a cargo de una empresa de Paso de los Libres, Corrientes, que cobrará US$100.000 por el trabajo, que fue encargado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, informó el sitio Clarín.

El plan es construir un dique y vaciar 800m3 del lecho del arroyo Imboa, ubicado a 3km. del puente internacional que comunica a la Argentina con Brasil. Se cree que Schaerer estuvo bastante tiempo secuestrado en la zona de Uruguaiana.

Un testigo aportado por la Policía Federal de Brasil afirmó que el cuerpo del muchacho habría sido arrojado a ese arroyo: si la corriente no lo arrastró ni se desintegró por acción de la naturaleza, los investigadores deberían poder localizar sus restos ahí.

El testigo declaró en 2018 ante fiscal federal de Corrientes Flavio Ferrini que la banda había enterrado el cuerpo de Schaerer en una isla del río Uruguay propiedad del Ejército argentino, pero que en 2005 lo hicieron mover porque la Gendarmería y la Policía Federal (PFA) llegó hasta ese lugar para buscar su tumba.

Una vez que se logró coordinar una operación entre las autoridades argentinas y brasileñas, un equipo de Gendarmería revisó el arroyo con la ayuda de buzos del Cuerpo de Bomberos Militar de Río Grande do Sul. En las aguas turbias y el lecho lodoso se encontraron restos de una bolsa de arpillera y de una pala de metal.

Los hallazgos sirvieron para corroborar la historia del testigo, que se declaró allegado a los canoeros contrabandistas contratados por la banda para deshacerse del cuerpo de Schaerer.

Hasta la fecha hubo dos juicios orales y 12 condenas por el secuestro y desaparición de Cristian Schaerer, pero los principales sospechosos, Lohrmann y Maidana, lograron fugarse a Portugal y cayeron recién en 2016 porque se dedicaron a robar joyerías, bancos y camiones blindados con identidades falsas.