La joven que atropelló y mató a su novio en San Rafael volvió a la cárcel

272

La mujer condenada por haber atropellado y matado a su novio rugbier a la salida de un boliche en la ciudad mendocina de San Rafael, en 2017, que cumplía una prisión domiciliaria, fue trasladada nuevamente a una cárcel tras un fallo de la Corte Suprema provincial, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Julieta Silva (30), quien ayer fue trasladada al Complejo Penintenciario IV de San Rafael, donde deberá continuar cumpliendo la condena de 3 años y 9 meses de prisión que recibió por el homicidio de Genaro Fortunato (25).

La decisión fue adoptada por los jueces Rodolfo Luque, María Eugenia Laigle y Julio Bittar, los mismos que la habían condenado en el juicio oral, tras el fallo de la Corte Suprema que desestimó en julio pasado los planteos formulados tanto por el Ministerio Público Fiscal, para que se condene a la mujer a una pena mayor, como por la defensa de la condenada, para que se revoque el fallo y sea absuelta.

Ante esta situación, la defensa de Silva presentó un recurso extraordinario para que la condenada pudiera continuar con la prisión domiciliaria, lo cual fue rechazado el martes último por el máximo tribunal provincial.

Por este motivo, personal penitenciario fue a buscar a Silva a su domicilio y la trasladó nuevamente a la cárcel, donde ya había estado al comienzo del caso.

El hecho ocurrió cerca de las 6 de la madrugada del 9 de septiembre del 2017 a la salida de La Mona Bar, ubicado en Hipólito Irigoyen y El Chañaral, de San Rafael, donde Silva y su novio habían concurrido unas horas antes.

De acuerdo a los testigos, el joven mantuvo con Silva una discusión en la puerta del local, tras lo cual, la joven se retiró y subió a su auto Fiat Idea, con el que atropelló y mató a la víctima.

Según relató Silva ante los jueces en el juicio oral, al momento del hecho no usaba los lentes recomendados por su astigmatismo y no vio a su novio tirado en la calle.