Piden arresto domiciliario para los detenidos por el abuso en el camping de Miramar

624

Los abogados defensores de los tres jóvenes acusados de violar a una adolescente de 14 años en el camping «El Durazno» de Miramar, durante los festejos de Año Nuevo, pidieron que sus clientes reciban el beneficio del arresto domiciliario, informaron fuentes judiciales.

El recurso fue presentado por los letrados Matías Varela, Marcelo Jiménez y Martín Bernat, luego de que el viernes pasado la Sala II de la Cámara de Apelaciones resolviera corregir el fallo de la Justicia de Garantías, a cargo del doctor Saul Errandonea que había ordenado la excarcelación extraordinaria de los tres jóvenes detenidos, Lucas Pitman, Juan Cruz Villalaba y Tomás Jaime.

Los camaristas Adrián Angulo y Walter Dominella, en su resolución consideraron que existía una palpable contradicción en la sentencia del juez Saul Errandonea, en la que mantiene la prisión preventiva pero a la vez concede la excarcelación extraordinaria.

Ahora, será el mismo magistrado el que deberá analizar si le otorga a Pitman, Jaime y Villalba el beneficio del arresto domiciliario, indicaron las fuentes judiciales.

El abogado Bernat explicó que sus pares están de acuerdo con que «no hay peligro de fuga ni entorpecimiento probatorio en la causa». Por eso hemos solicitado hoy ante la justicia que «se les otorgue la prisión domiciliaria».

Los tres imputados están detenidos desde el 1 de enero pasado en la unidad carcelaria 44 de Batán, después de que una adolescente de 14 años fuera abusada sexualmente en el camping «El Durazno», ubicado sobre la ruta 11, a metros de la entrada a la ciudad bonaerense de Miramar.

El hecho ocurrió durante las primeras horas de este año,en el interior de una carpa perteneciente a cinco amigos -otros dos fueron ya sobreseídos- que integraban Pitman, Jaime y Villalba. Así lo entendió la fiscal María Florencia Salas, luego del testimonio en cámara Gesell de la propia víctima y de los estudios médicos ginecológicos de los peritos y pruebas de ADN.

La situación fue descubierta por los padres de la menor, quienes salieron a buscar a su hija por el camping y la encontraron dentro de la carpa, junto a dos jóvenes, en tanto que los otros estaban durmiendo en el interior de una camioneta.

Desde las primeras horas los cinco jóvenes quedaron detenidos, pero semanas más tarde, con el arribo de los estudios de ADN (y el relato de los imputados), dos de ellos fueron liberados.

La ciencia forense determinó que había semen de Pitman en el cuerpo o prendas de la menor, quien a su vez reconoció a Villalba como otros de los que había abusado de ella.

En tanto, Jaime admitió -como Pitman- que había participado, pero dijo que la acción había sido consentida por la adolescente.