Derrumbe de un supermercado en San Cristóbal deja un muerto

288

Un hombre de 32 años murió este lunes al derrumbarse un inmueble de tres plantas situado en Pavón 3094 del barrio porteño de San Cristóbal, y otros seis fueron atendidos en el lugar por escoriaciones leves y crisis de nervios, informó el titular del SAME, Alberto Crescenti.

El hecho ocurrió pasadas las 16 cuando un inmueble en el que había un supermercado chino en la planta baja, y dos departamentos en las plantas superiores, se derrumbó por causas que se intentan establecer.

El supermercado «estaba cerrado al momento del derrumbe», mientras al lado del comercio «hay una casa de la que alcanzaron a salir un niño de 12 años y un joven», dijeron a testigos del hecho.

La víctima, de nombre Adrían y que era sonidista de la TV Pública, que estaba en el departamento del primer piso, «quedó atrapada entre los escombros pero tuvo lesiones incompatibles con la vida. Lamento que no haya podido resistir, teníamos todo preparado para trasladarlo en helicóptero al hospital Santojanni», dijo Crescenti.

En el inmueble lindero al supermercado «había una obra en construcción, nosotros tenemos un estudio de arquitectura, estábamos trabajando cuando escuchamos un ruido muy fuerte, se apagaron las computadoras y salimos para ver si había heridos», dijo Matías Pittaluga, empleado del estudio.

«Vimos polvo, escuchamos gritos, luego salió la arquitecta de la obra en construcción también a los gritos y en estado de crisis», aseguró Pittaluga.

Indicó, además, que «la parte de adelante del inmueble fue la que se desmoronó, la víctima creemos que estaba en el departamento en la parte de atrás» de la planta alta.

Los dueños del supermercado chino eran dos hermanos de esa nacionalidad que vivían en el primer piso del inmueble, uno de los cuales falleció, detalló el jefe de bomberos Fabián Bordaber de la estación dos de Parque Patricios.

Trabajaron en el lugar dotaciones de ambulancias del SAME, personal de Defensa Civil, rescatistas de bomberos y de la Policía Federal con perros adiestrados para buscar gente atrapada entre los escombros.

En el lugar hay familiares de la víctima que son atendidas por grupos de psicólogos, mientras los bomberos, con la asistencia de los perros rescatistas, remueven los escombros para corroborar que no haya más gente atrapada. (Télam)