Se negó a declarar el acusado de matar a tiros a una mujer policía en Mar del Plata

278
El crimen de Gisel Varela, la policia asesinada por su ex pareja

El vigilador detenido como presunto autor del femicidio de su ex pareja, la oficial de la Policía Local Gisel Romina Varela, asesinada ayer de tres balazos cerca de la vieja Terminal de Ómnibus de Mar de Plata, se negó a prestar declaración indagatoria, informaron fuentes judiciales.

Sergio Cejas (35), quien había sido detenido en la localidad vecina de Miramar tras el crimen de la mujer (33), fue trasladado durante la mañana desde la Unidad Penal 44 de Batán hacia los tribunales marplatenses.

Tras mantener una extensa reunión con el defensor oficial Ricardo Mendoza, el acusado fue llevado al segundo piso del edificio -cuatro horas después de lo programado- y allí se negó a declarar ante el fiscal Fernando Castro, quien lo imputó por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”.

Gisele Varela, mujer policia asesinada en Mar del Plata

A continuación, fue llevado de regreso a la alcaidía penitenciaria, y a partir de mañana será sometido a pericias psicológicas y psiquiátricas.

Fuentes de la causa señalaron que el fiscal aguardaba además el resultado de pericias sobre la pistola 9 milímetros reglamentaria de la oficial de policía, que fue la empleada en el femicidio.

El arma fue localizada en el auto utilizado por el imputado al momento de crimen y en su huida posterior, luego de que la jueza de garantías Rosa Frende autorizara la requisa del vehículo.

Se aguarda además la realización de pericias químicas sobre la ropa secuestrada a Cejas y sobre su teléfono móvil, hallado también en el auto.

En las últimas horas se incorporaron además a la causa algunas imágenes captadas por cámaras de seguridad privada instaladas en la zona del hecho.

“Se ve el auto y se ve de lejos a un persona vestida igual que Cejas, pero en la secuencia no se ven los disparos”, señaló una fuente de la investigación.

De acuerdo a la reconstrucción realizada hasta el momento por los investigadores, Cejas le arrebató el arma a su ex pareja, le disparó en cinco oportunidades y escapó.

La autopsia confirmó que la mujer recibió dos tiros en el mentón y uno en el cuello, mientras que otros dos impactaron en el chaleco antibalas.

Las pericias indicaron que Varela habría tratado de cubrirse con las manos, ya que uno de los disparos le cortó un dedo, añadieron los informantes consultados por Télam.

Tras asesinar a su ex pareja, Cejas se llevó el arma y la dejó en el asiento trasero del Toyota Etios, dominio NNR048, que utilizó para llegar y huir del lugar del crimen y trasladarse a Miramar.

Antes de llegar a esa localidad, el hombre se comunicó con un familiar y le dijo que tenía intenciones de quitarse la vida.

Esta persona dio aviso a la policía, que minutos después pudo localizar el auto y detener a Cejas, mientras tomaba un café en el cruce de las calles 21 y 28 de esa ciudad balnearia.

Según pudo establecerse luego del crimen, el imputado y la víctima habían mantenido una relación de pareja, pero en agosto ella había radicado una denuncia por violencia de género en su contra.

La Justicia de Familia libró entonces una orden de restricción contra él, que impedía que se acercara a menos de 300 metros aunque, según testigos, Cejas nunca la respetó.

El papel con esta disposición judicial fue hallado en el bolso de la víctima al momento del crimen.