Trasladan al ex Cadillac que planeaba asesinar a un fiscal

287

Ignacio Pardo, alias “Naco Goldfinger”, el ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs condenado por robo y acusado de planear el asesinato de un fiscal, fue trasladado hoy del penal de San Martín al de General Alvear, informaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La medida fue dispuesta a partir de la denuncia que lo involucra como cabeza de un plan criminal para asesinar al fiscal de San Isidro Patricio Ferrari y luego de que hoy, en una nueva requisa efectuada en su celda, se le encontrara un nuevo celular con el que se comunicaba con el exterior.

Pardo dejó la Unidad 48 y fue trasladado a la 30 de General Alvear luego de reiterados reclamos se distintas autoridades judiciales para que extremen las medidas de seguridad en torno al condenado.

Fuentes judiciales informaron hoy a Télam que tanto desde el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro que el año pasado lo condenó a ocho años de prisión, como desde la fiscalía correccional de San Isidro a cargo de Carolina Asprella -quien investiga el atentado al fiscal-, se habían enviado distintos oficios al director del penal para que extremen las medidas de seguridad en torno a Pardo.

Las mismas fuentes contaron que pese a que en el allanamiento a su celda del miércoles pasado se le habían encontrado a Pardo varios celulares y chips, el preso había conseguido un nuevo celular para continuar con sus comunicaciones, el que fue hallado en la requisa de hoy.

Según las fuentes, luego de los allanamientos, la fiscal Asprella envió oficios al Ministerio de Justicia bonaerense y a distintos responsables del SPB solicitando que trasladen a Pardo a una unidad de máxima seguridad y que quede aislado para su contacto con el exterior, pero recién hoy, las autoridades lo dispusieron.

El propio ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, le ofreció la semana pasada una custodia al fiscal Patricio Ferrari, quien, de acuerdo a la investigación, iba a ser el blanco de un atentado planeado por Pardo en venganza por su detención.