Juicio por la muerte del rugbier: piden absolver a Julieta Silva

860

El último alegato en el juicio contra Julieta Silva fue contundente. No sólo porque el abogado defensor solicitó la absolución de la mujer que el 9 de setiembre de 2017 atropelló y mató a su pareja, Genaro Fortunato, a la salida de un boliche en San Rafael, sino porque también realizó fuertes críticas contra el Ministerio Público Fiscal (MPF), al que incluso acusó de plantar pruebas para complicar la situación judicial de la imputada. Por eso, Alejandro Cazabán solicitó una compulsa penal contra la fiscal Andrea Rossi por incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

En este sentido, se refirió a la aparición de un par de anteojos en el auto que conducía Silva esa madrugada. «Prueba plantada», denunció Cazabán, quien acusó a Rossi, la fiscal que inició la investigación tras el hecho, por una conducta delictual contra la imputada.

Durante las casi dos horas y media de su alegato, Cazabán realizó cuestionamientos al MPF, al que señaló porque «no buscó la verdad». Y agregó: «El MPF debe ser un análisis de todas las pruebas pero al día de hoy estamos suponiendo un montón de cosas. Ha hecho lo que ha querido como lo ha querido».

El abogado, que en tres ocasiones reclamó al tribunal por algunas expresiones de familiares de Fortunato que que se escucharon en la sala, reconoció que Silva condujo por calle El Chañaral, antes de atropellar al deportista, alcoholizada, sin sus anteojos recetados y mirando para el costado. Sin embargo, manifestó que esos «tres supuestos de incremento de riesgo no constituyen la causa de muerte de Fortunato. «Está descartada la tipicidad penal, es una conducta atípica. Por eso corresponde la absolución de la imputada», explicó.

Incluso fue más lejos y responsabilizó al joven por el trágico final. «Silva no puede ser condenada por una conducta de Fortunato. Estaba sacado ¿Vamos a hacer responsable a Silva de esa situación?», dijo.

«La conducta de Fortunato tiene que ver con el resultado. ¿Qué hacía el cuerpo de Fortunato sobre el carril de circulación? No lo sabemos. Estaba ahí, sobre su carril, con la cabeza cerca de la banquina», disparó Cazabán. «Silva circulaba a 27 km/h porque lo estaba buscando. La velocidad y el trayecto así lo indican», añadió.

Según se ventiló en el debate, Fortunato intentó impedir que Silva se fuera en el auto tras una discusión, corrió un par de metros a la par del Fiat Idea y cayó al piso, boca abajo. No pudo reponerse (los análisis posteriores indicaron que estaba alcoholizado) y estaba intentando pararse cuando fue arrollado por el vehículo conducido por la mujer.

«No hay prueba que indique que Silva haya tenido conocimiento que Fortunato haya quedado tirado. Volvió por dos motivos: quería evitar que peleara y devolverle el celular que tenía en su cartera», relató Cazabán.

La estrategia de la defensa fue negar la existencia de un vínculo consolidado entre Silva (30) y Genaro Fortunato (25). «Está casada, atravesando una crisis matrimonial. En julio había realizado una denuncia contra su esposo Pablo Tabanera por un hecho que ocurrió en su casa pero no solicitó medidas restrictivas. Es una muestra de que intentó mantener la relación con su esposo», lanzó Cazabán.

Además aseguró que Silva y Fortunato mantenían «una relación oculta, de amante. El vínculo de pareja lo tenía con Tabanera». Y aseguró que incluso la propia familia del joven rugbier desconocía que la relación con la mujer, que es madre de dos hijos y goza del beneficio de la prisión domiciliaria.

El abogado defensor reiteró que en el lugar del impacto había escasa iluminación artificial y que esa noche llovía y hacía frío. «El ‘no lo ví’ que dijo Silva es la pura realidad».

El jueves, el fiscal Fernando Guzzo solicitó una pena de 14 años para Silva por homicidio agravado por el vínculo, con el atenuante de la emoción violenta. En cambio, el abogado querellante pidió perpetua.

«El estado de emoción violenta no aparece y desaparece así nomás, no hay ninguna prueba», aseguró Cazabán, quien pidió al tribunal «se resuelva la absolución por inexistencia de delito, disponiendo la inmediata libertad» de Silva.