Piden que vaya a juicio ex jefe de Criminalística

677

Un ex titular del área de Criminalística de la Policía bonaerense podría ser juzgado por “incumplimiento de los deberes de funcionario público y violación de secretos”, en la causa que investiga el ataque a tiros contra dos policías de Ranchos durante la fuga de los hermanos Martín (44) y Cristian (42) Lanatta y Víctor Schillaci (35).

Así lo pidió la fiscal Virginia Bravo para el comisario mayor Marcelino Lionel Cottier, acusado de no informar en tiempo y forma del secuestro de una Tanfoglio calibre .40 en la vivienda del ex barrabrava Marcelo Mallo, quien por aquel entonces habría dado apoyo a los evadidos y además porque ese arma se mencionó como la utilizada en el doble crimen de los narcos colombianos, Jorge Alexander Gartner (35) y Héctor Edilson “Monoteto” Duque Caballos (35), en Unicenter.

Los cargos que le imputan a Cottier tienen una pena en expectativa de un mes a dos años de prisión, por lo tanto excarcelables, aunque también conllevan una inhabilitación más prolongada para desempeñar funciones oficiales. Ante esa situación, la Auditoría General de Asuntos Internos separó preventivamente al jefe policial de sus funciones.

Además de no informar el secuestro de la Tenfoglio .40, Cottier quedó en la mira por la presunción de que violó un secreto, cuando, en más de una oportunidad, se contactó telefónicamente con un secretario de la fiscalía de Mariano Sibuet, en Brandsen, quien tenía el caso bajo su órbita, hasta que después decidió excusarse y el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, designó a Bravo.

La causa investiga el ataque que sufrieron los dos policías bonaerenses Lucrecia Yudati y Fernando Pengsawath, que fueron baleados en una ruta de la localidad de Ranchos la madrugada del 31 de diciembre de 2015 por los hermanos Lanatta, y Víctor Schillaci, tras fugarse del penal de General Alvear.

A partir de allí comenzó a actuar en una causa por “doble tentativa de homicidio” el fiscal Sibuet, quien ordenó distintos allanamientos, uno de los cuales se llevó a cabo en la casa de Mallo, ya que se sospechaba que allí habían estado los prófugos.

En esa vivienda del partido de Quilmes los policías secuestraron la pistola Tanfoglio, por lo que el ex barra brava Mallo no sólo fue imputado por el presunto “encubrimiento” respecto a la “doble tentativa de homicidio” de los policías, sino por otra por la “tenencia ilegal de arma de fuego”, ya que el acusado no poseía la documentación.

Finalmente se abrió una cuarta y última causa conexa con las anteriores, por la actuación del ex jefe de Criminalística.

“Cottier, en franca violación a la normativa que rige su actuación, no sólo omitió comunicar temporalmente a la autoridad federal que disponía la pericia de su hallazgo -por cierto errático, pero que alteró el curso de la investigación-, sino que se condujo infielmente revelando dicho descubrimiento a una autoridad ajena al proceso en que actuaba. Todo ello contribuyó a la demora del trámite, impidiéndose que se pusiera en marcha de forma urgente la producción de pericias definitorias y certeras”, señala el expediente.

Los informes terminaron por descartar que ese arma haya sido usada en el doble crimen de Unicenter.