Controles de alcoholemia: Los casos más insólitos de este fin de semana

885

En 2017 ya se realizaron más de 52 mil controles de alcoholemia. Del total de conductores que se controlaron, 1.342 dieron resultado positivo, lo que representa un 2,6% del total. El 86,5% de los positivos fueron hombres y el dosaje promedio fue de 0.84 g/l de alcohol.

Es común que los conductores con altos niveles de alcohol en sangre reaccionen de modo violento porque pierden la inhibición.

Hay casos insólitos, como el de un joven que, tras intentar fugarse, argumenta que sólo pretendía dejar el auto un poco más adelante; y cuando el control le da positivo, se disculpa explicando que era su cumpleaños.

Existen casos en los que los conductores logran escaparse. Sin embargo, en la mayoría de los casos los inspectores logran tomar la chapa patente y son multados.

Otra situación insólita, es la del conductor de un Audi blanco que se negó a realizar la prueba. Disconforme con eso, el joven y sus amigos se pusieron agresivos y amenazaron a los agentes de tránsito. Por el nivel de estas amenazas tuvo que intervenir la policía.

Resistirse a hacer al control se sanciona con una multa de $2.895, y se remite el auto a la playa de acarreo.

Pero hay casos donde los borrachos se toman el asunto con humor. Este fue el caso de dos muchachos que venían de una fiesta manejando en dos autos diferentes. Los dos fueron parados por el control, y a uno de le dio negativo y al otro positivo. Este último pedía que le hagan una contraprueba porque juraba que su amigo había tomado más que él, y que esa era una prueba clara que el aparato fallaba.

Los operativos están a cargo de los inspectores de tránsito de la Secretaría de Transporte y la Policía de la Ciudad.