Cayó una banda de ladrones formada por barras de Boca y Huracán

1599

La División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad detuvo a un grupo de delincuentes, quienes habían robado la recaudación de una conocida parrilla del barrio de Palermo.

Dos empleados administrativos del comercio se dirigían el pasado martes a una sucursal bancaria para depositar dinero de la recaudación, que constaba de 300.000 pesos en efectivo, 10.000 dólares y varios cheques, cuando fueron interceptados por tres hombres a punta de pistola.

Los delincuentes les sustrajeron la mochila en la que guardaban el dinero y bajo amenaza de muerte secuestraron a los empleados y los hicieron subir a un vehículo, para luego liberarlos a pocas cuadras del lugar.

Siguiendo órdenes de la Fiscalía de Instrucción N° 18 a cargo del Dr. Ruilopez, Secretaría de la Dra. Pagano, la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad comenzó a trabar en el caso y determinó que el rodado con el que se desplazaban los delincuentes poseía la patente adulterada y contaba con un pedido de secuestro por robo a mano armada.

Además se estableció que los autores del hecho tenían información acerca de los horarios del personal, así como la ubicación exacta del dinero.

Los efectivos reconstruyeron el recorrido realizado por los ladrones e iniciaron la búsqueda de cámaras de seguridad, testigos del hecho y la investigación de las llamadas telefónicas realizadas en las inmediaciones del lugar el mismo día y horario del robo.

Como resultado del análisis de las comunicaciones se obtuvo información acerca de un grupo de personas que se comunicó entre sí utilizando la antena correspondiente al lugar del ilícito.

El Juzgado de Instrucción N° 46 dispuso la intervención de las llamadas y así se pudo determinar que se trataba de los autores materiales del hecho; dos ellos miembros de la barra brava del club Boca Juniors, y un tercero de la hinchada de Huracán. Además, confirmaron que uno de ellos se había comunicado en reiteradas oportunidades con una cuarta persona, quién también se encontraba en la zona del hecho y se trataba de un empleado de la firma damnificada.

El magistrado dispuso el allanamiento en las cuatro residencias de los involucrados, ubicadas dos en Ingeniero Budge, una en San Isidro y la restante en la Ciudad de Buenos Aires.

Allí los agentes de la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad detuvieron a los tres delincuentes y al empleado que ofició de entregador. También se secuestraron armas de fuego, teléfonos celulares y otros elementos de interés para la investigación.

Todos los involucrados fueron trasladados a la dependencia correspondiente donde serán indagados por el magistrado interviniente.