Ataque al fiscal: investigan a un empleado que pegaba afiches en su contra

545

Las sospechas por el ataque mafioso que sufrió el fiscal que investiga coimas de comisarios bonaerenses se concentra en el mismo edificio donde trabaja. Según fuentes del caso, el Servicio Penitenciario Bonaerense tiene identificado a un empleado de la Fiscalía al que han visto pegando afiches contra Fernando Cartasegna.

Esta mañana a las 7:45 el funcionario recibió el alta en el Hospital Italiano de La Plata tras haber sido golpeado, maniatado y encerrado, ayer, en su despacho. Antes de huir, el agresor escribió con azúcar una palabra en el piso: «Nisman», en referencia al fiscal que apareció muerto en enero de 2015.

De acuerdo con el parte médico, Cartasegna evolucionó y «los estudios complementarios efectuados fueron normales».

«Se retiró por sus propios medios y acompañado por familiares», según difundió el hospital platense en un comunicado con la firma de su director, Roberto Martínez.

Ayer el fiscal Cartasegna apareció en su despacho semiinconsciente, las manos atadas con cinta de embalar y los pies con el hilo que se usa en las carpetas judiciales. Además, tenía un cable de computadora rodeándole el cuello.

El ataque al titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°4 de Delitos Conexos con Trata de Personas y Pedofilia del Departamento Judicial de La Plata se conoció ayer alrededor de las 17, cuando una colaboradora notó que sonaba el teléfono de la oficina y el funcionario no lo atendía.

El último sábado, alrededor de las 6:30, Cartasegna regresaba de un operativo y 2 hombres y una mujer lo abordaron en el centro de La Plata cuando estaba por bajar de su auto.

«Le pegaron, lo amenazaron de muerte y le dijeron que lo iban a convertir en «el nuevo Nisman», el fiscal federal del caso AMIA que falleció de un balazo en la cabeza tras denunciar a la ex presidenta Cristina Kirchner por encubrimiento de los iraníes que ejecutaron el atentado.

Cartasegna es responsable de la UFI 4 de La Plata, una fiscalía especializada en delitos relacionados con la trata y los abusos sexuales. Estaba de turno hasta el último día de abril.

En ese período, la fiscalía a su cargo recibió un expediente que involucra a los policías acusados de cobrar plata en negro, en el escándalo conocido como “causa de los sobres” de la departamental La Plata. Sería una causa paralela, un desprendimiento del caso central.

La semana pasada, llegaron a las oficinas de Cartasegna carpetas con datos muy “pesados”. Fue luego de que el fiscal Marcelo Martini (responsable de toda la investigación) envió el expediente a juicio oral. Están imputados nueve policías por presunta asociación ilícita encargada de reunir y repartir dinero de “recaudación ilegal” de las comisarías entre los jefes de la Departamental.

Martini, además de pedir la elevación a juicio, le remitió a Cartasegna “declaraciones, pruebas materiales e intervenciones telefónicas que se hicieron por su caso, que darían cuenta de que muchos de los policías imputados están involucrados en otros actos ilícitos, accionar que deja clara la forma de proceder que tenían los sospechosos”.

En esas pruebas calientes que recibió el fiscal amenazado habría indicios de que esos oficiales tenían vínculos con abogados “caranchos” (que se dedican a intervenir en accidentes de auto para cobrar seguros de vida, entre otros). La investigación de esas sospechas debían ser instruidas por Cartasegna.