Le pegan dos tiros a un policía que intentó frustrar un robo en La Plata

1119

Un agente de la Policía de La Plata recibió un disparo mientras intentaba frustrar un robo dentro del comercio de su familia en la localidad de Melchor Romero, informaron hoy fuentes judiciales.

El hecho se registró ayer cerca de las 16, cuando el efectivo Jhonny Santos Navia (25), se encontraba en su casa ubicada en las calles 516 entre 159 y 160, en la mencionada localidad lindera a La Plata.

Según indicaron las fuentes, un ladrón se acercó al quiosco que la familia posee en el frente de la vivienda y le pegó un culatazo en la cabeza a la madre de Santos Navia para que entregara la recaudación del negocio.

Uno de los hijos de la comerciante vio la secuencia y corrió hasta la casa para avisarle a su hermano policía, quien estaba uniformado porque a las 17 debía presentarse al servicio.

Los voceros señalaron que Santos Navia, con su pistola reglamentaria, ingresó al quiosco y se desató un tiroteo entre él y el asaltante.

Durante el enfrentamiento, el efectivo recibió dos balazos en el abdomen y quedó tendido en el suelo, mientras que el ladrón corrió hacia una moto Honda Wave color rojo que estaba estacionada en la calle y escapó.

Las fuentes detallaron que el joven fue trasladado en un auto particular al hospital Alejandro Korn, donde llegó en estado crítico y los médicos debieron estabilizarlo antes de operarlo a la noche, tras lo cual quedó alojado en el área de terapia intensiva.

El secretario de Seguridad y Justicia platense, Darío Ganduglia, explicó que «el oficial pasó la noche con una leve mejoría, y de un estado crítico pasó a estable» y que se «cortó el sangrado y bajó la fiebre» que presentaba el agente.

Además, el funcionario precisó que los familiares de Santos Navia «se hallan en el domicilio particular con contención desde la unidad, el gabinete psicológico y sociopedagógico municipal a su disposición».

En tanto, policías locales, del Comando de Patrullas y peritos de la Policía Científica revisaron la escena en busca de balas, casquillos y otros rastros que colaboren con la identificación del asaltante.

Los investigadores recuperaron nueve vainas servidas calibre 9 milímetros que corresponderían al arma del efectivo, y otras dos de calibre .32, que habrían sido disparadas por el ladrón.

La causa fue designada al fiscal Marcelo Martini, quien caratuló el expediente como «tentativa de homicidio en ocasión de robo» y dispuso los procedimientos correspondientes para dar con el paradero del delincuente.