Liberan a un joven que pasó una semana secuestrado y encadenado

858

Un joven de 26 años, hijo del dueño de una cadena de supermercados de la zona sur del conurbano, fue liberado esta mañana luego de un pago de recate de al menos 600 mil pesos. Durante el cautivero estuvo precintado y hasta encadenado a la cama. 

Mauricio Di Nenno fue capturado en la localidad bonaerense de Ranelagh. Los captores realizaron cuatro llamados extorsivos y el lunes pasado dieron una prueba de vida.

Di Nenno fue liberado esta madrugada a las 4. 15 en el partido de Quilmes. Lo habían secuestrado el jueves de la semana pasada cuando llegaba a su casa.

Según las fuentes, el pago del rescate se hizo hoy cerca de la 1 de la madrugada. La víctima se encuentra en buen estado de salud y es probable que en las próximas horas le tomen declaración testimonial para avanzar en la investigación sobre los autores.

Di Nenno contó esta mañana que pasó casi todo el cautiverio a oscuras, y recordó que los secuestradores lo maniataron con precintos y encadenaron a la pata de una cama. 

«Mucho no me hablaban», dijo sobre los cuidadores. «Tuve dos. Uno cuando estaba ni aparecía. Entraba una vez por día para ver qué estaba haciendo. El otro me hablaba y me daba de comer. Habré comido tres veces en estos días», contó el joven a la prensa.

También señaló que los secuestradores le dieron «pastillas para dormir y para tenerme tranquilo».

«Cuando estaba lúcido pensaba en mi familia, en mis amigos, y en el laburo que tenía que estar haciendo», aseguró.

Di Nenno aseguró que no sintió miedo durante el cautivero y destacó que no lo golpearon, y que le decían que si pagaba el rescate iba a estar todo bien. «En el único momento que tuve miedo fue el día del pago de rescate», recordó.

Sobre la prueba de vida contó que le pidieron que «escriba una carta en la que tenía que decir que no metemos a la policía». «Me dijeron que escribiera un recuerdo (algo de cuando era chico, que me había subido a un cuatriciclo y no paraba), y que lo firmara», aseveró.

En la investigación intervinieron las policías Federal y Bonaerense, y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE) de la Procuración General de la Nación. La causa está a cargo de la fiscal Silvia Cavallo.