Prisión preventiva para los dos acusados del asesinato de Tati Caviglia

1146

Los dos acusados del crimen de María Cecilia “Tati” Caviglia, la mujer encontrada calcinada dentro de una valija el 26 de agosto pasado a la vera de la ruta 2 en el partido bonaerense de Dolores, fueron procesados con prisión preventiva, informaron fuentes judiciales.

La medida del juez de Instrucción porteño Pablo Ormaechea recayó sobre Joel Maximiliano Báez (29) y Víctor Emanuel Blanco (29), a quienes consideró coautores de los delitos de “robo calificado por el empleo de armas en concurso real con homicidio agravado por su comisión criminis causae”.

La Procuración General de la Nación informó a través de su página web (www.fiscales.gov.ar) que el magistrado también les trabó un embargo de 500 mil pesos para cada uno.

Caviglia (50) era dueña de “La Casa de Tati”, un hostel ubicado en avenida Independencia 1636 de San Cristóbal que también funcionaba como salón de baile de tango, y su desaparición se produjo la noche del 25 de agosto último.

Al día siguiente, una amiga de “Tati” hizo la denuncia ante la Policía Federal Argentina (PFA) preocupada porque la víctima se había ausentado, igual que su empleado Blanco, y no se conectaba al WhatsApp.

Ese mismo 26 de agosto, pero por la madrugada, el cadáver calcinado de una mujer fue hallado dentro de una valija prendida fuego junto a un árbol ubicado en el kilómetro 222 de la ruta 2, a la altura de Dolores. La autopsia determinó que la mujer había sido asesinada a puñaladas aunque recién cuatro días más tarde se pudo confirmar con un cotejo dactiloscópico que se trataba de Caviglia.

Según la investigación, tras cometer el crimen, Blanco se fugó Bolivia junto a Báez, vía el paso jujeño Villazón–La Quiaca, regresó al país el 27 de agosto y el 2 de septiembre se presentó ante la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional para denunciar que se había cometido un homicidio en el hostel en el que él trabajaba.

Mientras estuvo prófugo, Blanco dio una entrevista al diario El Sol de Quilmes en la que dijo ser inocente y culpó del crimen a Báez, a quien conocía por ser amigos desde la infancia y al que le había conseguido trabajo en “La Casa de Tati”.

El 20 de septiembre Blanco finalmente se entregó en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes, mientras que Báez fue detenido cuatro días después cuando llegó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza en un vuelo proveniente de Bolivia.

Por el caso también fueron detenidos Arturo Adrián (22) y Juan David (24) Ramírez García, hijos de la pareja de Báez, acusados de “encubrimiento” pero al tratarse de un delito excarcelable el juez Ormaechea luego los liberó.

Inicialmente, los pesquisas creyeron que los dos hermanos habían pintado de negro el taxi Chevrolet Aveo presuntamente utilizado por su padrastro para trasladar el cuerpo de Caviglia hasta Dolores.

Sin embargo, a principios de este mes, los investigadores secuestraron un remís Renault Clío ante la sospecha de que fue éste el auto empleado para dicho traslado.

Según fuentes policiales, el paso de ese Clío quedó registrado por las cámaras del peaje de la ruta 2 en Samborombón alrededor de las 23.20 del 25 de agosto -día del crimen-, en sentido hacia la costa atlántica y a las 2 de la madrugada siguiente de regreso a Buenos Aires.

Los horarios encajan con los establecidos en la investigación, ya que a las 0.44 del 26 de agosto, un hombre quedó grabado en la estación de servicio YPF del Automóvil Club Argentino (ACA) de Dolores comprando un bidón de nafta y a la 1.30 los bomberos apagaron la valija incendiada que contenía el cadáver.

Los investigadores creen que alguno de los dos imputados fue el captado por las cámaras del ACA, pero fuentes judiciales indicaron a Télam que las ruedas de reconocimiento realizadas con los playeros y testigos de esa compra de nafta en un bidón dieron resultado negativo tanto para Báez como para Blanco.