Piden 20 años para hombre que disparó a embarazada en un asalto

818

Un fiscal pidió hoy 20 años de prisión en el juicio contra un hombre que disparó contra una embarazada que se había asomado a auxiliar a una vecina tras un asalto, en julio de 2014, en un predio tomado en el barrio porteño de Villa Lugano y provocó la muerte de su bebé.

El fiscal Sandro Abraldes también solicitó que se condene a penas de 8 y 12 años de cárcel a otros dos hombres que participaron del robo durante la ocupación de la por entonces llamada villa Papa Francisco.
Los pedidos de condena fueron presentados por el fiscal ante el Tribunal Oral en lo Criminal 9, quien destacó el «total desprecio por la vida» de los asaltantes que tras robar a una mujer en su casa huyeron a los tiros y en ese marco mataron a la embarazada que salió a ver qué pasaba.

La fiscalía acusó a Gustavo Aponte de haber atacado con tres disparos a la embarazada, lo que provocó la pérdida del bebe que llevaba 32 semanas de gestación.

El asalto fue perpetrado en la mañana del 20 de julio de 2014, cuando Aponte, sus cómplices Héctor Ríos y Lucas Ríos y otras dos personas entraron a la casa del barrio de emergencia donde dormía una mujer con sus hijos, uno de los cuales padece una «encefalopatía crónica y retraso mental madurativo».

Mientras uno de los asaltantes apoyó el arma sobre la frente de la mujer para intimidarla, sus cómplices se llevaron un televisor, una computadora y teléfonos celulares, tras lo cual escaparon y dispararon al aire para amedrentar a los vecinos.

En ese marco, Sonia Angles, embarazada de siete meses salió hasta la esquina para averiguar de dónde provenían los disparos y su presencia fue advertida por Aponte quien directamente le apuntó y le disparó tres veces.

Si bien fue auxiliada por sus vecinos en la urgencia, uno de los tiros dio en el tórax y le causó una hemorragia interna que provocó la muerte del niño que gestaba.

La mujer asaltada y la que fue atacada a balazos declararon ante los jueces y confirmaron el ataque violento y que ambas sufrieron amenazas de muerte posteriores.

El fiscal Abraldes sostuvo que Aponte actuó con «dolo homicida» porque le apuntó a una distancia menor a media cuadra.
«Cualquier persona sabe que disparar un arma de fuego hacia una zona vital pone en riesgo de muerte a la persona», recalcó, según el reporte de la página Fiscales.gob.ar.

Abraldes destacó que los tres asaltantes conocían a sus víctimas del barrio, por lo que no podía desconocer su embarazo.
«Si este bebé murió fue porque el acusado le disparó tres tiros a la madre», remarcó y apuntó que «la interrupción del embarazo fue producto y obra exclusiva de los disparos de Aponte».