Los vecinos del pueblo de La Florida y Delfín Gallo están indignados por lo que denuncian «estado de abandono» de la tumba del cura Juan Viroche, hallado ahorcado en su parroquia luego de recibir denuncias de narcotraficantes.

Los restos del sacerdote están enterrados junto a un pasillo del cementerio de Cevil Pozo.

En las fotos se puede ver la tumba con la tierra removida, restos de flores y velas, al lado de un pasillo del cementerio.

tumba1

«Es lamentable y vergonzoso que la Iglesia no haya intervenido para que el cura Viroche tenga un digno lugar de descanso eterno. Esta imagen muestra donde está sepultado, triste realidad. No se merece tanto desprecio por parte de su Iglesia. Un hombre que lo dio todo y luchó por la vida de esos niños y niñas, víctimas de la droga y la trata, se hizo merecedor, por lo menos, a descansar en un digno lugar del cementerio. Difundan por favor , para que a las autoridades competentes, se les sensibilice el corazón y por lo menos le hagan un nicho como tiene que ser», dicen los vecinos.

tumba2

Los restos de Viroche fueron exhumados la semana pasada para descartar intervención de terceros en su muerte y ese es el argumento que esgrimen desde la Iglesia para no dejarle una placa identificatoria y para no encargarse de que tenga un cuidado mínimo.

Un catequista cercano a Viroche le dijo a La Gaceta que los restos fueron llevados a ese cementerio porque allí se encuentran sepultados los restos de su familia paterna. Y, además, como la investigación está abierta, no tumba no tiene ningúna placa.