Tati Caviglia: Los hijastros de Joel Báez están acusados de encubrimiento agravado

941

Los dos últimos detenidos por el crimen de María Cecilia “Tati” Caviglia están acusados de haber colaborado con su padrastro, Joel Báez, único prófugo en la causa, al haber pintado un taxi con el que se sospecha fue trasladado el cadáver hasta la ruta 2 en la localidad bonaerense de Dolores, donde apareció calcinado dentro de una valija, informaron fuentes de la investigación.

En tanto, Ezequiel Víctor Blanco (28), el otro apresado por el crimen de la dueña de un hostel del barrio porteño de San Cristóbal, fue trasladado hoy ante el juez de instrucción 11 de la Capital Federal, Pablo Ormaechea, pero se negó a declarar en la causa en la que seguirá preso e imputado por “homicidio criminis causa”.

Voceros de la pesquisa identificaron a los nuevos detenidos como Arturo Adrián Ramírez García (24) y Juan David Ramírez García (22), hijos de una pareja de Báez (29).

Los hermanos Ramírez García no quedaron directamente involucrados en el homicidio de Caviglia, pero el juez Ormaechea y la fiscal Ana Yacobucci les imputaron el delito de “encubrimiento agravado”.

De acuerdo a la sospecha de los investigadores judiciales y de la División Homicidios de la Policía Federal que ayer los detuvieron, los Ramírez González pintaron de negro un taxi Chevrolet Aveo que solía manejar Báez y se cree que puede ser el vehículo que usó para llevar la valija con el cadáver al kilómetro 222 de Dolores donde apareció calcinado.

El auto fue secuestrado en la causa el 9 de septiembre y está siendo sometido a varias pericias. Los detectives de Homicidios allanaron ayer dos propiedades en la localidad bonaerense de Ezpeleta, partido de Quilmes.

En la primera, ubicada en la calle Concepción 5306, fueron detenidos los hijastros de Báez y se les secuestraron tres celulares y una computadora portátil.

Pero en otra casa de la Calle 884 número 714, se encontraron elementos que podrían comprometerlos, ya que la PFA incautó dos tubos de pintura en aerosol negra como la que se utilizó para cambiar el aspecto del taxi Aveo.

“Todavía esperamos confirmaciones periciales, pero creemos que Báez usó su taxi para ir hasta Dolores con el cuerpo en la valija. Después le debe haber solicitado ayuda a sus hijastros y, mientras él se fugaba a Bolivia, les pidió que pinten el auto todo de negro”, dijo a Télam un investigador judicial.

Asimismo, en esa vivienda los peritos de la Unidad Criminalística Móvil (UCM) de la PFA secuestraron una prenda íntima, una bombacha negra que será sometida a análisis de ADN y otros estudios en el laboratorio químico.

Por su parte, Gustavo Julio, uno de los defensores de Blanco, dijo a Télam que su cliente no declaró porque están a la espera de los resultados de diferentes peritajes de rastros y sangre, entre otros, ordenados en el marco de la investigación.

Blanco, principal sospechoso del crimen, trabajaba como empleado de “La Casa de Tati”, un hostel ubicado en avenida Independencia 1636 de San Cristóbal del cual la víctima era propietaria y también funcionaba como salón de baile de tango.

Tras permanecer dos semanas prófugo, el joven se entregó el lunes en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Quilmes.

La desaparición de Caviglia (50), conocida en el ámbito del tango y las milongas porteñas, se produjo la noche del 25 de agosto y fue denunciada al dí­a siguiente por una amiga que estaba preocupada porque la ví­ctima se habí­a ausentado, igual que su empleado Blanco, y no se conectaba al Whatsapp.