Un joven de 26 años, conocido como John, se encuentra internado en terapia intensiva tras una brutal golpiza por parte de una patota de rugbiers a la salida del boliche House de San Isidro.

John sufrió una fractura de cráneo y un edema menor en el cerebro pero se encuentra evolucionando favorablemente. Le harán una tomografía para verificar su evolución.

El hecho ocurrió el sábado 27 a la salida del boliche House, en San Isidro. John había ido a bailar con un grupo de amigos y cuando se estaban yendo, uno de los rugbiers le pegó un golpe a mano abierta.

John y sus amigos decidieron irse del lugar para evitar inconvenientes pero al darse media vuelta otro de los rugbiers tuvo la misma reacción con uno de los amigos de John. La seguridad del lugar les dijo que no molesten y salgan del boliche.

Afuera, el grupo de rugbiers fueron en busca de John y sus amigos. Cuando parte del grupo que estaba con el agredido escapaba para que no les pegaran, se dan cuenta que faltaba su amigo. Al regresar, lo encuentran inconsciente en el piso.

A John le pegaron «a traición», según describieron fuentes que estuvieron presentes en el lugar. El golpe lo tiró, de manera que impactó su cabeza contra los adoquines.

Los rugbiers pertenecen al club Olivos Rugby Club (ORC), mientras que John, quien juega al fútbol en el Club Defensores de Olivos, recibió un mensaje de aliento por parte de sus amigos. Los amigos quisieron hacer la denuncia en la Comisaría Nº1, de San Isidro, pero no se la tomaron.