Flores: balean a un nene y a su madre cuando iban al colegio

1020

Una mujer y su hijo de 11 años fueron heridos a balazos esta mañana cuando caminaban hacia el colegio en el barrio porteño de Flores, y los investigadores intentan determinar quién les disparó, ya que nadie vio al agresor ni fueron halladas vainas servidas, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió esta mañana en la calle Lautaro al 700, a metros de Baldomero Fernández Moreno, en el barrio de Flores, y tanto la mujer como su hijo fueron trasladados al Hospital Piñero por ambulancias del SAME y, luego derivados al Hospital Italiano.

Según pudieron determinar los investigadores, todo se produjo pasadas las 7.40 cuando la mujer de 39 años salió de su casa en la calle Lautaro al 700 junto a su hijo de 11 y otra hija de 8 años para dirigirse al Eccleston School, ubicado en la Avenida Carabobo a metros de Rivadavia, a unas ocho cuadras de allí.

Apenas realizaron unos pasos, justo cuando pasaban frente a la Escuela de Música número 7 de la Ciudad, se escucharon los disparos y la mujer cayó malherida al piso, con un disparo en la espalda, mientras que su hijo recibió un tiro en el glúteo y también cayó a la vereda.

Hasta ahora, las versiones fueron aportadas por la hija de la mujer de 9 años, quien se hallaba bajo una fuerte conmoción por lo ocurrido con su madre y con su hermano.

Los vecinos que escucharon los disparos y vieron lo que pasaba llamaron de inmediato al teléfono de emergencias policiales 911, por lo que fue alertado el SAME que también envió una ambulancia.

Los médicos que llegaron al lugar constataron las heridas y trasladaron a las dos víctimas al Hospital Piñero, desde donde luego fueron derivadas al hospital Italiano.

Según las fuentes policiales, la mujer presentaba una herida de gravedad y será operada; en tanto, su hijo se hallaba fuera de peligro.

Los policías de la comisaría 38a. intentaban determinar ahora de dónde provinieron los disparos, ya que en el lugar nadie vio al agresor y ni siquiera se hallaron vainas servidas.

«La única persona que vio lo que pasaba era la niña de nueve años que dijo que no vio a nadie y que solo escuchó un ruido fuerte», dijo un investigador, quien aclaró que algunos vecinos dijeron que se escucharon tres disparos.

Además, el chico de 11 años le contó algo parecido al médico pediatra que lo atendió en el lugar, que nadie se les acercó y que escuchó un estruendo.

Por eso, intentaban relevar si en la zona existen cámaras de seguridad que pudieran haber captado el momento de la agresión y si se ve a alguien escapar del lugar.

En principio, algunas viviendas de la zona tienen cámaras de seguridad, pero algunas no están en funcionamiento y otras no graban, sino que sólo toman imágenes.

Los pesquisas creen que no se trató de un hecho de robo, ya que en ningún momento se les acercó ninguna persona a exigirles dinero, pero de todas maneras se investigan todas las hipótesis.

El sumario quedó en manos de la fiscalía de instrucción 42, a cargo del fiscal Carlos Velarde, quien ordenó algunas diligencias.

Fuentes judiciales dijeron que el fiscal solicitó además que cualquier persona que pueda aportar datos sobre lo ocurrido o sobre quien disparó se presente a declarar a la fiscalía o a la comisaría 38a.