La Justicia de Rosario dictó este jueves la prisión preventiva sin plazo para los dos acusados de matar al barrabrava de Newell’s Old Boys Matías «El Cuatrero» Franchetti, quien fue asesinado a balazos en la puerta del club el martes pasado, informaron fuentes judiciales.

El juez Alejandro Negroni imputó a Leandro A., de 31, y a Brian G., de 23, el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego».

A su vez, la fiscal Marisol Fabro, afirmó que «la causa tiene todas las características de un homicidio por encargo, si bien no está establecido el móvil» y precisó que el cuerpo de Franchetti tenía diez impactos de arma de fuego produciendo su fallecimiento en el acto por lesiones cráneo-encefálicas y abdominales graves, conforme surge del preinforme de autopsia.

Por otra parte, se supo que en las testimoniales de los acompañantes de la víctima cuando fue acribillado, uno de ellos apodado «El Chivo» y que sería integrante de la barra, manifestó que no pudo reconocer a los agresores, si bien comentó que Matías se amenazaba por Facebook con el hijo de
«Pimpi» Caminos, otro de los líderes de la barra que fue asesinado, y aseguró que «El Cuatrero» conducía el grupo de hinchas.

Las mismas fuentes señalaron que los dos imputados están «muy complicados», especialmente porque fueron detenidos en flagrancia, o sea en la comisión del delito.

También existe un seguimiento en auto de una pareja de policías de civil desde el ataque hasta la detención, que fue en Bulevar Oroño y 27 de Febrero, por el Comando Radioeléctrico.

Además, los efectivos iban dando precisiones a la central del 911. En tanto, esa situación quedó documentada en las cámaras de seguridad del club y de la GUM y el arma secuestrada no tenía balas en el cargador.

Uno de los testigos relató que el tirador disparó hasta vaciarlo. Hasta ahora la prueba del dermotest todavía no fue procesada y ninguno de los imputados declaró.