Cayó por el líder del golpe millonario a un tour a La Salada

1375

Un hombre de 29 años, que cuenta con un importante historial de antecedentes penales, fue detenido el sábado acusado de ser el cerebro de la banda de delincuentes que el miércoles asaltó cerca de la ciudad chubutense de Puerto Madryn un colectivo con 46 pasajeros que se dirigían a la feria La Salada del Gran Buenos Aires y se alzaron con un botín de 1,2 millones de pesos en efectivo.

Captura_trelew

Desde el Ministerio Público Fiscal de Chubut informaron que se trata de Carlos Damián Sáez, quien fue apresado tras una serie de allanamientos realizados en la ciudad de Trelew.

De acuerdo con el parte oficial, el sospechoso «tiene una pena a nueve años de prisión por el homicidio de Nelson Henrique (un vecino de dicha ciudad que fue asesinado de un balazo en el abdomen en mayo de 2005) que cumplió en 2011, y su última sentencia, por robo agravado, finalizó hace apenas un mes». «Pero además tiene condenas por robos agravados, robos simples, asociación ilícita y causas por amenazas, lesiones, atentado, resistencia y desobediencia a la autoridad», indicaron desde la fiscalía.

También señalaron que en una de sus muchas causas se encontraba actualmente en estado de «rebeldía». Los investigadores creen que Sáez es uno de los dos delincuentes –la banda estaba compuesta por seis miembros– que simularon ser pasajeros del micro, para lo cual el sospechoso compró un pasaje usando un nombre falso.

El acusado fue reconocido e identificado por la policía porque quedó grabado en las cámaras de seguridad de la terminal cuando se disponía a abordar el tour de compras.

Durante la audiencia de control de ayer a la mañana el fiscal Alex Williams le imputó a Sáez el delito de robo doblemente agravado por ser con arma y en despoblado y en banda, y le pidió a la jueza Patricia Asaro que siga preso, por lo que la magistrada le dictó la prisión preventiva.

El hecho por el que fue detenido Sáez ocurrió el miércoles pasado sobre la Ruta Nacional Nº 3 a unos 45 kilómetros de Puerto Madryn, cerca del límite con la provincia de Río Negro. Los delincuentes esperaron a que el micro pasara por una zona donde no hay señal de celular para tomar el control del vehículo y alzarse con el millonario botín y luego escapar en dos vehículos.