Cayó “la banda del inglés”, integrada por menores de 6 a 13 años

615
Foto: Diario El Día.

Un hombre de 40 años y apellido británico esperaba parado en la cuadra de las calles 15 entre 471 y 472, en City Bell, partido de La Plata. Estaba nervioso y miraba para todos lados, tratando de pasar desapercibido en esa zona residencial. Recién giró la cabeza cuando vio corriendo a un grupo de cinco nenes de entre 6 y 13 años.

Según publica el diario El Día, él los había mandado a robar a una estación de servicio cercana. Detrás de los menores que le habían hecho caso al adulto, se asomaba el brillo de las balizas de dos patrulleros.

Eran cerca de las 23.30 del domingo, tal vez uno de los escenarios posibles más desolados, inclusive para una esquina transitada como la del camino Belgrano y Cantilo.

Una estación de servicio que funciona en ese cruce había sido el lugar que la llamada “banda del inglés” eligió para su próximo robo. Pero “aparentemente no se animó él a entrar, aunque llevaba escondida un arma blanca en la ropa”, fue la conclusión que pudo hacer un policía de la zona.

Entonces la punta de lanza del asalto fueron cinco chicos, entre ellos una nena de 10 años y dos primos, que aparentemente viven en la calle, aunque declararon tener un domicilio en Tolosa, más puntualmente en el complejo El Mercadito.

Así, la irrupción de los menores fue, además de inesperada, brevísima. “Llegaron corriendo y aprovecharon un descuido de los playeros”, comentó uno de los empleados de la estación de servicio.

No fueron a buscar a los despachantes de combustible que manejan efectivo ni tampoco entraron en el minimercado. Los cinco nenes atravesaron todo el playón y se metieron en una pequeña oficina lateral.

Ahí se encuentra el primer indicio fuerte de que alguien les habría indicado cómo tenían que actuar. “Fueron a un lugar muy puntual, y nos resultó muy raro que haya sido así, porque entraron directamente a buscar el lugar donde estaba la plata. Y eso que nos manejamos con cuidado en ese tema”, advirtió un joven de 32 años que trabaja en el predio.

Ese empleado, que accedió a hablar con el diario El Día a cambio de que no se publicara ningún dato personal, señaló además que toda la maniobra se extinguió en segundos, que ningún compañero suyo fue amenazado con armas y que nadie salió lastimado.

Corriendo lo más rápido que pudieron con sus piernas de niños, el grupo de los cinco salió en diagonal hacia Cantilo y continuó su huida en dirección al camino Centenario.

A casi 10 cuadras del lugar del asalto, el hombre de 40 años, que tiene domicilio en barrio Hipódromo, esperaba el reencuentro con los nenes. Según contaron fuentes policiales en un reporte, no contaba con ningún vehículo para movilizarse. O por lo menos, no lo tenía en esa cuadra: en el operativo los oficiales no secuestraron autos o motos.

Para ese entonces desde la estación de servicio habían llamado al 911. Dos patrulleros fueron a recorrer la zona para ubicarlos. Al final, “a todos se los encontró en 15 entre 471 y 472, tanto a los menores como al adulto”, contaron voceros de la comisaría.

La única contradicción estuvo en cuanto al monto robado de la estación: en el negocio hablaron de 1500 pesos, mientras que en el parte policial, de 300.

Si bien a los seis los mandaron a la seccional 10ª, los nenes fueron enviados a un Centro de Recepción. Todos son inimputables y, aunque no se confirmó oficialmente, “lo más probable es que ya estén en la calle”.

En la estación de servicio aseguran haberlos visto en alguna oportunidad previa: “Intentaron arrebatar algunas cosas del minimercado, como una travesura de chicos”, dijeron los playeros.

Distinta es la situación del adulto que afronta cargos que podrían dejarlo preso. Es que según trascendió, además de haber estado detrás del arrebato de los menores, habría sido él quien le quiso robar la moto a un adolescente de la zona, bajo amenazas con una sevillana.