Piden al FBI muestras genéticas de familiares del supuesto suicida

589
(Por Sergio Farella)
La Unidad Fiscal que investiga el atentado a la AMIA pidió la colaboración del FBI de los Estados Unidos para que se extraigan muestras genéticas de familiares del supuesto suicida que condujo la Trafic utilizada como coche bomba en 1994.
Se trata de Ibrahim Hussein Berro, un joven libanés de 21 años, miembro de la organización Hezbollah, de quien siempre se sospechó pudo haber sido el conductor suicida, pero nunca se corroboró.
El objetivo de los fiscales Sabrina Namer, Roberto Salum, Patricio Sabadini y Juan Murray es cotejar esas muestras genéticas con algunos restos humanos que quedaron tras la explosión y que nunca fueron identificados.
En los Estados unidos, en Detroit, viven los hermanos Hassan y Abbas Berro y la idea es extraer sus ADN para cotejarlos con las muestras que están resguardadas cuidadosamente.
Según el testimonio que dio la familia y también la organización Hezbollah, Ibrahim Hussein Berro murió en septiembre de 1994, poco después del atentado a la AMIA, al quedar atrapado en un bombardeo que la aviación israelí hizo en el Líbano.
A la vez, los fiscales reiteraron un pedido para intentar buscar vínculos del atentado perpetrado en la AMIA ese 18 de julio de 1994 con el intento de otro que fue frustrado en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy de Nueva York, en 2007.
Por ese hecho, fueron condenadas en los Estados Unidos unas cuatro personas y la conclusión de la justicia de ese país fue que la célula terrorista tenía vínculos con Al-Qaeda y con el gobierno de Irán.
La idea es realizar una videoconferencia con los detenidos, una pista que ya había examinado el fallecido fiscal Alberto Nisman y que forma parte de una veintena de legajos paralelos a la investigación central del atentado a la AMIA, cada uno de ellos con una hipótesis distinta.