Juzgan a «Mario Baracus» acusado de haber degollado a una mujer y abusado de su hija

1381
Archivo
Un joven de 31 años comenzó a ser juzgado en los tribunales de La Plata acusado de haber degollado a una mujer y sometido sexualmente a su hija, en un caso ocurrido en 2012 en la localidad de Alejandro Korn.
Fuentes judiciales indicaron a Online911 que Ezequiel Suarez Pilar Caballero, alias Mario Baracus, está acusado por los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado, abuso sexual agravado y robo, que prevee una condena a prisión perpetua.
Pilar Caballero fue detenido el 9 de junio de 2012 por personal de la ddi de La Plata y desde ayer está siendo juzgado por el Tribunal Oral N5 de la capital provincial.
Cuando atacó a la mujer y su hija, el acusado gozaba de salidas transitorias concedidas por el juez de Ejecución Penal José Nicolás Villafañe, ya que estaba detenido en el penal de Magdalena acusado de robo agravado.
El hecho sucedió en una vivienda situada en Mitre al 600, de Alejandro Korn, en la zona sur del conurbano, donde vivía la mujer, de 42 años, con su hija de 13.
Aparentemente, Suárez increpó a la dueña de casa para que le entregara el dinero obtenido durante un robo que, según los pesquisas, la mujer y su hijo no habían repartido con él.
Fue así que se inició una discusión delante de la adolescente de 13 años, durante la cual el convicto exhibió una picana eléctrica y amagó con alcanzar a la mujer.
Al ver a su madre en peligro, la adolescente fue a la cocina y regresó con un cuchillo con el que amenazó al hombre.
Fue en ese momento cuando, según lo reconstruido en la causa en base a los dichos de la chica, el atacante le arrebató el cuchillo y apuñaló en el cuello a su madre, quien murió en el acto sobre la cama de su habitación.
Luego atacó a la adolescente de varios cortes en el cuello y la violó, tras lo cual huyó al creerla muerta.
Sin embargo, la chica sobrevivió y contó que el factor que desencadenó el ataque fue una discusión por dinero que había robado el sospechoso presuntamente con su hermano.
Aparentemente, en los robos intervenía ese joven y su primo, en tanto que la mujer asesinada aportaba datos para concretar los atracos