Los golfistas detenidos se declaron inocentes y apuntaron contra Pachelo

291

Los dos golfistas que fueron detenidos ayer acusados de ser cómplices de Nicolás Pachelo en cinco robos ocurridos durante la pasada Semana Santa en el country Tortugas de Pilar, se declararon inocentes, dijeron que ellos sólo fueron a jugar al golf y que no sabían que su amigo había ido a robar, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Matías Osvaldo Marasco (39) e Iván Alfredo Martínez (29), quienes fueron indagados durante varias horas en las fiscalías de Pilar.

Ante los tres fiscales asignados a la causa, Martín Otero, Andrés Quintana y María Inés Domínguez –estos dos últimos abocados a investigar el crimen de María Marta García Belsunce-, los dos imputados brindaron un descargo similar.

“Dijeron que ellos sólo fueron a jugar al golf y que no sabían que Pachelo iba a robar, que a ellos les dijo que iba a visitar a un hermano”, aseguró una fuente judicial presente en las indagatorias.

Según el mismo vocero, Marasco y Martínez explicaron que al término del partido de golf, ellos estuvieron en el club house y que más tarde se encontraron con Pachelo para salir del country y volver a Capital Federal.

A preguntas de los fiscales, los acusados dijeron que no se dieron cuenta si Pachelo llevaba cosas robadas porque no prestaron atención con qué subió a la camioneta.

“Sólo dijeron que Pachelo tenía un bolsito y una valija con manija y con rueditas“, agregó la fuente consultada.

Marasco y Martínez quedaron detenidos e imputados por cuatro hechos de “robo agravado por efracción y por haber sido cometido en poblado y en banda” y un quinto calificado como “hurto”, porque en esa propiedad no fue violentado ningún acceso.

Otero, Quintana y Domínguez ahora evacuarán citas para tratar de determinar si son ciertos los dichos de los dos nuevos imputados.

La hipótesis de los fiscales es que mientras Marasco y Martínez jugaban golf, Pachelo estuvo varias horas andando en bicicleta -tal como quedó filmado-, haciendo “inteligencia” en las casas que luego fueron robadas.

La camioneta Dodge RAM de Marasco quedó registrada estacionada cerca de algunos de los lotes de las casas asaltadas y su egreso del country está grabado en los videos a las 20.54, casi siete horas después de su ingreso.

Marasco como conductor, Pachelo de acompañante y Martínez en el asiento trasero quedaron filmados llegando al Tortugas Country Club el 29 de marzo pasado alrededor de las 14.

Para poder ingresar, Pachelo exhibió un DNI trucho con su foto, a nombre de Nicolás Giménez Zapiola y con un número similar al suyo.

El hallazgo de esa filmación hizo caer la coartada que dio Pachelo cuando fue indagado en esta causa y dijo que había entrado al Tortugas oculto en el auto de una amante cuya identidad no quiso revelar porque era una mujer casada.

Al menos cinco fueron los robos cometidos en el Tortugas Country Club de Pilar el jueves 29 de marzo, primer día del feriado de Semana Santa.

Las víctimas fueron el director ejecutivo del Banco Piano, Arturo Piano; el empresario gastronómico Osvaldo Brucco; Jacqueline Ducoté, hermana del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté; el financista Christian Alan Guerrier y Marcos Ignacio Esteves.

De sus casas se llevaron 32.000 euros, entre 1.730 y 2.030 dólares, entre 14.000 y 19.000 pesos, tres lingotes de oro, una pistola Glock, joyas y relojes, entre otros elementos.

Los videos donde Pachelo quedó registrado andando en bicicleta dentro del country y el reconocimiento de dos testigos que viven en Tortugas -entre ellos un hermanastro suyo-, fueron la clave para identificarlo como sospechoso y que la justicia ordenara su detención el sábado pasado.

En el allanamiento en su departamento de avenida Del Libertador 184, en el barrio porteño de Retiro, los investigadores encontraron decenas de joyas y relojes, algunos de los cuales ya fueron reconocidos por víctimas de Tortugas y otros countries.

Estos robos se conocieron cuando Pachelo, su esposa y los vigiladores del country Carmel de Pilar están siendo investigados por el crimen de García Belsunce, ocurrido en 2002 presuntamente durante un robo, de acuerdo a la última hipótesis de los fiscales.