La junta médica determinó que Emerenciano Sena “no requiere asistencia de terceros”

201
La junta médica que examinó a Emerenciano Sena, uno de los siete detenidos por el femicidio de su nuera Cecilia Strzyzowski, la joven de 28 años desaparecida desde el 2 de junio en Resistencia, Chaco, determinó que “no requiere asistencia de terceros para realizar las actividades de la vida diaria” y se encuentra en “buen estado de salud”, en un revés para su defensa, que había pedido un arresto domiciliario del acusado debido a su debilidad física, informaron fuentes judiciales.

No obstante, los médicos forenses dispusieron exámenes complementarios para luego “realizar un informe con diagnósticos certeros, y que el examinado pueda recibir tratamiento adecuado y el seguimiento correspondiente”.

En tanto, el abogado Juan Arregín, uno de los representantes de Gloria Romero, madre de la víctima, confirmó a Télam que pidieron una medida cautelar de inhibición general de bienes de la familia Sena con el objetivo de formalizar una Acción Civil resarcitoria en el marco de esta causa.

Según el informe del Instituto Médico Forense (IMF) -al que ésta Agencia tuvo acceso- realizado por pedido del Equipo Fiscal Especial (EFE) y a raíz de un pedido de prisión domiciliaria, Emerenciano Sena (60) “presenta al momento del examen buen estado de salud aparente, sin signos de descompensación, ni de proceso agudo en evolución”.

“Se examinó a una persona de sexo masculino, de 60 años de edad, actualmente compensado, con buen estado nutricional, no requiere asistencia de terceros para realizar las actividades de la vida diaria”, explicaron los expertos.

El equipo médico añadió que “según manifiesta presenta diagnóstico de patologías crónicas las cuales no se constatan por historia clínica ni estudios complementarios”.

“Refiere padecer de Diabetes tipo 2 diagnosticada hace aproximadamente siete años en tratamiento con metformina 1700 mg/día. Pólipos intestinales, diagnosticado aproximadamente hace 4 – 5 años por medio de una colonoscopia realizada en el Hospital Perrando, manifestando que actualmente no recibe tratamiento para dicha afección; y enfermedad prostática sin tratamiento actual”, señala el informe.

De esta manera, el personal sugirió someterlo a una evaluación por Diabetes y Nutrición; un laboratorio completo; un hepatograma completo, triglicéridos, colesterol total, LDL, HDL, PSA, clearence de creatinina, proteinuria de 24 horas; orina completa; urocultivo; ecografía abdominal, evaluación urológica con ecografía renal vesical prostática con control de residuo posmiccional con informe, evaluación cardiovascular con ECG con informe, evaluación oftalmológica con fondo de ojo y evaluación por servicio de gastroenterología con realización de fibrocolonoscopia.

“Una vez realizadas las evaluaciones y los estudios solicitados en el presente examen médico forense se remitan al IMF para ser evaluados y realizar un informe con diagnósticos certeros, y que el examinado pueda recibir tratamiento adecuado y el seguimiento correspondiente”, indicó el informe.

Por otra parte, Marcela Acuña, quien el sábado último levantó la huelga de hambre que llevó a cabo durante 24 días, nombró como defensora a la abogada Rocío de Jesús Ramírez.

La letrada y Ricardo Osuna, representante de Emerenciano, pidieron reprogramar las audiencias de oposición a la prisión preventiva dictada por los fiscales Jorge Cáceres Olivera, Jorge Gómez y Nelia Velázquez, que iban a realizarse mañana y el miércoles ante el juez de garantías Héctor Sandoval.

Ante ello, el magistrado cambió la fecha de las audiencias para el 2 y 3 de agosto a las 9 de la mañana.

En ese contexto, Acuña pidió permiso a través de una carta escrita el fin de semana para recibir una serie de elementos como “una sillita plegable (por problemas de riñón); un MP3 con auriculares (sin radio), si hay acceso a radio mejor” y algunos elementos de aseo personal.

Además, la acusada junto a Emerenciano y su hijo César Sena como coautores del “homicidio agravado” de Cecilia, pidió también “acceder a un día más de visita o bien que las mismas sean dos horas”.

La mujer dijo que levantó la huelga de hambre porque “está en marcha la junta médica” que requirió para su marido, aunque se refirió a “la situación” de su hijo, quien “no puede recibir visitas y quien se encuentra en un espacio con humedad continua no apto para su salud”, por lo que solicitó que “se revean esos dos temas”.

“Que sea asistido por un médico, ya que como madre me preocupa su situación considerando que no estamos en la Edad Media, ni que tampoco César Sena se halla en un centro clandestino de detención”, concluyó en la misiva dirigida al EFE.

Por último, el abogado Arregín y su colega Gustavo Briend pidieron una medida cautelar de inhibición general de bienes ante la fiscalía de investigaciones.

Los letrados requirieron un informe de bienes inmuebles, automotores, motovehiculos y lanchas a nombre de los imputados, dado que Gloria formalizará una Acción Civil resarcitoria.

“La información requerida permitirá asegurar el cobro del crédito que se reclamará, en concepto de daños, perjuicios daño moral y toda otra indemnización que se solicite”, indicaron en el escrito.

Arregín dijo a Télam que la madre de Cecilia quiere “regalarle a Resistencia un hospital veterinario y a Angela (su otra hija) un refugio para mujeres víctimas de violencia”.

Finalmente, los abogados solicitaron que Gendarmería Nacional extienda el área de custodia de la mujer “en todo el territorio nacional”, debido a que el lunes participará de una marcha en la Casa de Chaco, en la Ciudad de Buenos Aires, y luego viajará a “varios puntos del país”.

Cecilia fue vista por última vez a las 9.16 del 2 de junio último, cuando una cámara de seguridad registró su ingreso en compañía de su marido a la casa de sus suegros, situada en la calle Santa María de Oro 1460, de Resistencia.

Según la resolución de los fiscales, Cecilia fue asesinada entre las 12.13 y las 13.01 en una de las habitaciones de la casa aparentemente por estrangulamiento en momentos en que se hallaba junto a César, Emerenciano y Acuña.

De acuerdo con la acusación, su cuerpo fue luego trasladado por César Sena y un colaborador de la familia, Gustavo Obregón, envuelto en una frazada y a bordo de una camioneta hasta la chanchería propiedad de los principales imputados, donde fue calcinada.

Finalmente, se cree que sus restos fueron esparcidos en distintos sectores de ese predio, junto a una de las márgenes del Río Tragadero, donde tiempo atrás se encontraron restos de huesos humanos y el viernes pasado otros fragmentos óseos que debe determinarse aún de qué son.

Además de los tres integrantes del denominado clan Sena, por el caso permanecen con prisión preventiva Obregón y su esposa Fabiana González (ambos asistentes de los Sena) y Gustavo Melgarejo y su mujer Griselda Reinoso (caseros de la familia), quienes están acusados de encubrimiento agravado.