Cotejan las huellas halladas en la masacre de Melchor Romero con las del acusado

182

La fiscal que investiga el triple homicidio de una mujer, su pareja y su nieta de 5 años cometido el 1 de enero último en una casa de la localidad platense de Melchor Romero ordenó que se realice un cotejo de las huellas en la escena del crimen con las del adolescente detenido por el caso, informaron hoy fuentes judiciales.

Así lo dispuso la fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de La Plata, Carmen Ibarra, quien en los próximas días le tomará declaración a los familiares del acusado, hijo de la mujer asesinada, Graciela Holsbak (54).

«Se dispuso un cotejo de huellas dactilares con las halladas en una de las puertas de la casa», explicó una fuente judicial y añadió que «está pendiente también realizar un cotejo de pisadas halladas en el lugar».

Según la fuente, aún restan llevar a cabo otros peritajes químicos como los de una prenda de vestir con manchas presuntamente hemáticas.

«En el lugar se encontraron armas blancas pero restan que las pericias confirmen si alguna fue usada en los crímenes», indicó el vocero consultado, que aclaró que fuera de la casa de las víctimas no se encontró ninguna otra arma ninguna arma.

El viernes último, el juez de Garantías del Joven 3 de La Plata, Luis Miguel Gabián, hizo lugar al pedido de la fiscal Ibarra y dictó la prisión preventiva para el único acusado.

Sin embargo, el magistrado cambió la carátula de la causa, que en principio era triple homicidio calificado por ensañamiento, alevosía y por el vínculo, a «homicidio simple» en el caso de Raúl Bravo (58), «homicidio calificado por alevosía» en el caso de Alma (5) y «homicidio calificado por el vínculo» respecto a Holsbak.

Para dictar la prisión preventiva, el juez tuvo en cuenta que el sospechoso se fugó tras el hecho, que tiene «carácter violento», es hábil en la utilización de cuchillos y que se secuestró la ropa con la que lo vieron la madrugada de los crímenes.

Por su parte, el adolescente se negó días ante la fiscal y permanece alojado en un instituto de menores de La Plata.

Además, fue sometido a estudios por parte de peritos psiquiatras y psicólogos que mantuvieron entrevistas con él a fin de establecer si comprende la criminalidad de sus actos.

«Hasta el momento no hay indicios de que el adolescente sea inimputable», añadió el vocero consultado.

El triple crimen fue descubierto el día de Año Nuevo en una casa situada en la calle 523, entre 164 y 165, de Melchor Romero.

Según el informe preliminar de las autopsias, las víctimas presentaban un promedio de 13 heridas de arma blanca cada uno.

El hombre tenía una herida mortal en la zona del corazón; Holsbak una en el abdomen y la niña había sido degollada y su cuerpo descuartizado a la altura de las rodillas y sus restos colocados en una bolsa de consorcio que fue encontrada en la cocina.

En tanto, el adolescente ahora detenido desapareció de la casa antes de que fueran hallados los cadáveres y la Policía lo buscó durante cinco días hasta que el lunes pasado llegó solo y por sus propios medios hasta el Destacamento Vial de Samborombón, a la vera de la Autovía 2.