Prostitución VIP en el TC: hay más de 600 horas de escuchas

368

Más de 600 horas de escuchas distribuidas en seis meses de investigación fue el tiempo que le llevó a la Justicia obtener las pruebas suficientes como para desarticular una red de prostitución VIP que actuaba en el mundo del automovilismo, y que presuntamente comandaban un empresario del rubro automotor de Pilar, una maestra de reiki que se encargaba de recolectar a las víctimas prometiéndoles trabajos de promotoras y un chofer, que las llevaba y las traía a los encuentros sexuales.

Si bien hasta el momento son 15 las mujeres rescatadas por la Unidad Federal de Investigación sobre Trata de Personas de la Policía Federal Argentina (PFA) –todas en un allanamiento ordenado por el juez Rodolfo Canicoba Corral el pasado domingo en el Autódromo Juan Manuel Fangio de Rosario, durante una competencia de TC Pista en el que se capturó, además, a dos de los tres implicados–los detectives no descartan que haya muchas otras, y advirtieron que la pesquisa recién empieza, publica el diario Perfil.

Ahora bien, ¿quiénes son los tres señalados en el caso, que si bien recuperaron la libertad horas después tras el pago de una fianza de 25 mil pesos, continúan en la mira judicial ya que varios entrecruzamientos telefónicos entre sí los comprometen?

En base a voceros que intervienen en la causa, el más poderoso de los tres es un empresario identificado como R.O.R., de 77 años, y apodado “El Viejo”. Ya jubilado, supo ser dueño de una concesionaria de autos que tiene la licencia oficial de una de las automotrices más reconocidas del mundo.

Con más de tres décadas en el negocio, era una constante como sponsor en los eventos automovilísticos a lo largo de los circuitos. Se jactó de haber sido peluquero en la localidad de General Alvear y de trabajar en una fábrica de carrocería hasta que, según le contó a El diario de Pilar, el destino lo cruzó con el “presidente de General Motors, para quien hacíamos las cúpulas”.

Desde ese momento, su vida cambió, administró otras dos empresas del mismo rubro y reunió tanto dinero que se dio el lujo de comprarse un avión privado.Ante los agentes que lo atraparon el domingo, a metros de su casa del barrio privado Ayres, de Pilar, por el delito de “facilitación y promoción para ejercer la prostitución”, se lamentó de no haber asistido a la competición en Santa Fe porque su aeronave “se descompuso”. En un suceso ocurrido en 2006, delincuentes balearon a su mujer durante un asalto.

“Es un hombre muy expuesto y reconocido en la zona, de alto perfil. Está muy relacionado con el universo del automovilismo”, le contó a este medio una calificada fuente. Sospechan que financiaba la red de trata y obligaba a acostarse con él a varias de las víctimas.

“No creemos que lo hiciera por cuestiones monetarias, sino por representación, por figurar. Lo que recaudaba no es mucho para él, en base a su posición económica, pero quería manejarse en el ambiente, estar ahí. En cambio, al resto (por los otros dos implicados) sí les representaba una ganancia”.

K.L.J., una mujer de 44 años, conocida como “La Mamu”, a quien esposaron en el playón de carpas VIP del autódromo con 118.190 pesos, dos cheques en blanco y documentación referente a las chicas que regenteaba, se presenta en sus redes sociales como la líder de una “agencia de publicidad”, pero en las escuchas que maneja la Justicia relata ser también “profesora de reiki” y, además, registró en la AFIP una empresa de servicios de catering y de alquiler de inmuebles para fiestas en la que figuran diez empleadas, de entre 22 y 31 años.

“Asegura dedicarse a la promoción de promotoras, pero no está habilitada ni tiene una agencia de publicidad”, la desmintieron los voceros, y añadieron que llevaba a las competiciones de carrera no menos de 15 promotoras, “a veces hasta 25”, cuando el resto “lleva entre cinco y siete”. Vecina de La Tablada, del allanamiento de su casa se incautaron documentos y una computadora.

Su función en la banda era “captar a las víctimas” junto con “El Viejo”, “ofreciéndoles trabajo de promotoras. Buscaba personas del interior, con vulnerabilidad económica, jóvenes y preferentemente sin hijos. Las inducía a cambiar de aspecto físico, las convencía con la palabra y después las obligaba” a prostituirse.

Junto con ella aprehendieron también a su chofer, F.E.F., un hombre de 53 años que tenía en su poder $ 8.500, un celular y el vehículo Ducato que manejaba para su tarea. “El se encargaba de organizar los viajes, de trasladar a las mujeres y hasta de reemplazar a K.L.J. en eventos en los que ella no podía ir”.Dos llamados anónimos efectuados por alguien que, al parecer, trabajó para ellos fue lo que destapó la olla. Ante Canicoba Corral, dos de los involucrados negaron los cargos y el restante optó por no declarar.