Asesinan a un empresario de un balazo en la cabeza al resistirse a un robo en Ezpeleta

232

Un empresario de 56 años fue asesinado hoy de un balazo en la cabeza por varios delincuentes que lo asaltaron y se llevaron cautivo a un amigo de la víctima, a quien liberaron minutos más tarde en el partido bonaerense de Quilmes, informaron fuentes policiales y judiciales.

El empresario fue identificado por la policía como Aníbal Miraglia (56), quien era dueño de las firmas «Romyl» y «Todo Esponja», ubicadas en la localidad de Berazategui y dedicadas a la elaboración de productos de limpieza.

El hecho ocurrió alrededor de las 6 de esta mañana en el cruce de José Evaristo Uriburu y Salta, a dos cuadras del cementerio de la localidad de Ezpeleta, en el mencionado distrito de la zona sur del Gran Buenos Aires.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que todo comenzó cuando el hombre se hallaba en la puerta de su casa y se subió a una Volkswagen Suran gris, patente HHX-727, conducida por un amigo suyo.

Al subir al vehículo, un grupo de al menos cinco delincuentes armados que estaban distribuidos en una Peugeot Partner gris y un Volkswagen Gol blanco los interceptó con fines de robo.

Según las fuentes, dos de los ladrones ascendieron a la Suran y uno le dio un culatazo a Miraglia, quien forcejeó con él hasta que recibió un balazo en el cráneo, tras lo cual fue tirado gravemente herido en Derqui y Salta.

El hombre fue trasladado de urgencia al hospital Iriarte de Quilmes, a unas 30 cuadras del lugar del ataque, donde ingresó con muerte cerebral y pérdida de masa encefálica.

La víctima quedó internada unas horas hasta que falleció cerca del mediodía como consecuencia de las lesiones sufridas.

En tanto, al conductor lo llevaron cautivo varias cuadras hasta que fue liberado ileso en avenida Florencio Varela y calle 137, en el límite con el partido de Berazategui, y se dirigió a la comisaría 6ta. de Quilmes para radicar la denuncia.

El personal policial realizó un operativo cerrojo en la zona con el objetivo de encontrar a los delincuentes, aunque el resultado fue negativo, añadieron los voceros.

Además, en las calles Honduras y Florida de Ezpeleta, los efectivos hallaron abandonada la Suran del compañero y la Policía Científica realizó peritajes sobre ese auto en busca de rastros o huellas de los ladrones.

«Estamos analizando las cámaras de seguridad para identificar a los agresores y ver cuáles fueron las rutas de escape de los vehículos que usaron», dijo a Télam un jefe encargado de la pesquisa.

El hecho es investigado por el fiscal Jorge Saizar, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, en una causa caratulada en principio como «homicidio en ocasión de robo».