Culpables: condenan a tres policías que golpearon a un joven hasta provocarle daños irreversibles

390

La Justicia neuquina declaró culpables a tres de los cuatro policías acusados del ataque a golpes que sufrió Facundo Agüero, un joven de de 23 años que desde marzo de 2018 se encuentra internado con un cuadro neurológico irreversible, informaron fuentes judiciales.

El tribunal, integrado por los jueces Andrés Repetto, Luis Piedrabuena y Daniel Varessio, resolvió -en un fallo dividido- condenar a Romualdo Mardones Vázquez, Lucas Exequiel Medina y Pablo José Escudero por los delitos de vejaciones y lesiones en distintos grados de responsabilidad.

En tanto, el jefe del operativo Juan Alberto Rubilar fue absuelto por el beneficio de la duda, ya que los magistrados sostuvieron que no estaba presente en el video de la golpiza ni en los relatos de testigos.

Las penas que deberán cumplir los policías se conocerán durante una audiencia de cesura que se llevará adelante en las próximas semanas.

En declaraciones a Télam, el abogado de la familia de Agüero, Emiliano Saavedra, manifestó que están “conformes” con el fallo.

“Esperamos que la sentencia quede firme porque por un plazo de diez días la defensa tiene derecho a impugnar la resolución”, detalló Saavedra.

Por otra parte, la delegada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación en Neuquén, Lara Inda, explicó que “se trató de un hecho grave de violencia institucional por parte de una fuerza de seguridad”.

“Más allá de que Adelina (la madre de Agüero) tiene abogados particulares, desde la secretaría empezamos a hacer un acompañamiento por todas las situaciones que tiene que resolver, porque ella también es víctima”, señaló Inda.

En el transcurso del proceso judicial, estuvieron presentes integrantes del Centro de Acceso a Justicia (CAJ) y del Centro Ulloa, ambos dependientes de la mencionada secretaría, a través de un equipo de psicólogos para el acompañamiento de víctimas.

También viajaron a Neuquén María Luján Rey, madre de Lucas Menghini, víctima de la tragedia de Once; y Matías Bagnato, único sobreviviente de la masacre de Flores, como representantes del Observatorio de Víctimas de Delitos y con el objetivo de acompañar a la madre del joven.

El hecho ocurrió el 8 de marzo de 2018, cuando Agüero intentó escapar de la Policía, que previamente lo había responsabilizado por haber robado un perfume, pero su madre explicó que cuando le dieron las pertenencias de su hijo, encontró el ticket de la compra.

El ataque que sufrió fue registrado por las cámaras de seguridad del hall del edificio donde el joven fue golpeado hasta quedar inconsciente, y el video se viralizó luego del episodio.

“No me peguen, no me maten, no me maten, quiero vivir. ¿No tenés hijos, no tenés familia? No me maten”, gritó el joven mientras los policías lo golpeaban, según una testigo que declaró en el juicio, que comenzó el 3 de abril.

Días atrás, la fiscal Valeria Panozzo, pidió en su alegato que los policías fueran declarados culpables y explicó que a pesar del resultado positivo por consumo de cocaína que surgió de los análisis realizados a la víctima, el estado actual de salud de Agüero se debe exclusivamente al accionar policial.

“La compresión cervical prolongada le causó un cuadro de encefalopatía hipóxico-anóxica, que le produjo una enfermedad mental y corporal incurable”, explicó la fiscal cuando hizo referencia al informe elaborado por una junta médica.