Condenan a siete ex jefes de la Bonaerense por el escándalo de los sobres con dinero

545

Siete ex comisarios de la policía bonaerense fueron condenados ayer a penas de entre 3 y 5 años de prisión e inhabilitación absoluta para ejercer cargos, acusados de haber conformado una red de recaudación y distribución de dinero ilegal, descubierta hace tres años con el hallazgo de sobres con dinero en la Jefatura Departamental de la capital provincial.

En la misma sentencia, leída en los tribunales platenses, el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de La Plata, absolvió al octavo ex comisario bonaerense que había llegado a debate.

Por unanimidad, los jueces Ernesto Domenech, Santiago Paolini y Andrés Vitali condenaron al ex jefe de la Departamental La Plata, Darío Marcelo Camerini, a la pena de 5 años y 8 meses de prisión e inhabilitación absoluta por el tiempo de la condena, más dos años por el delito de recepción de dádivas y asociación ilícita.

El tribunal le imputó el mismo delito al ex comisario Rodolfo Daniel Carballo, quien se desempeñaba como segundo de Camerini, y lo condenaron a 4 años y 10 meses de prisión, mientras que al ex comisario Ariel René Huck, jefe de calle de la Departamental, le aplicaron 3 años y 6 meses de prisión.

También fue condenado por esos delitos a 4 años y medio de prisión el ex secretario de la Departamental, Walter Skramowsky.

En tanto, los jueces condenados por los delitos de entrega de dádivas y asociación ilícita a tres ex comisarios que se desempeñaban al frente de comisarías: se trata del ex titular de la comisaría segunda, Sebastián Velazquez, condenado a 3 años y 8 meses de prisión; el de Los Hornos, Sebastián Cuenca, a 4 años de prisión; y el de Villa Elisa, Raúl Frare, a 3 años y 4 meses de prisión.

El tribunal resolvió además absolver al ex comisario de la seccional cuarta, Juan Miguel Retamozzo, quien había llegado libre al juicio oral.

En la causa también estuvo detenido el ex comisario Federico Máximo Jurado quien fue hallado muerto en enero del 2017 en la celda que ocupaba en la Unidad Penitenciaria 9 de la capital bonaerense.

En el fallo, los magistrados consideraron probado que entre diciembre del 2015 y marzo del 2016, “un grupo conformado por al menos siete policías integraron una asociación ilícita con el propósito de cometer delitos en perjuicio de distintas personas del ámbito de dicha jefatura”.

Los jueces explicaron que “la entrega de dinero se hacía de un modo predeterminado y clandestino” y consignaron que “los envíos fueron encontrados en una única oportunidad, todos juntos en un único cajón”, en relación a los 36 sobres con más de 153 mil pesos hallados en la departamental de La Plata el 1 de abril de 2016.

“Esto significa que estaban confiados a una misma persona, las entregas eran personales y sin registración alguna de la correspondencia ni de la persona que la llevaba, es decir de modo encubierto”, graficaron.

De acuerdo a la sentencia, “los integrantes de la asociación se dividían en dos grupos bien diferenciados: los beneficiarios y los aportantes”, y los jueces sostuvieron que “esa distinción entre sus componentes es claramente indicativa de su estructura piramidal”.

“Eran aportantes los titulares de las comisarías que integraban la Regional La Plata, y beneficiarios los que integraban la cúpula de la Departamental, lo que se evidencia en el monto del beneficio recibido que se reducía a medida que se descendía en el escalafón jerárquico”, puntualizaron.

La investigación se inició luego de que una denuncia anónima que advirtió a Asuntos Internos que el jefe de la Departamental de Seguridad de La Plata recaudaba alrededor de 200.000 pesos por mes mediante el cobro de coimas.

Oscar Salas, abogado defensor de los cuatro ex comisarios que conformaban la cúpula de la Departamental, atribuyó el fallo a “la presión mediática y política” y adelantó que va a apelar al Tribunal de Casación “y a todas las instancias que se pueda porque es un fallo de un desacierto jurídico absoluto”.

“No hubo pruebas en el desarrollo del juicio oral, los testigos se desdecían de la instrucción y no hay nada que ameritaba pensar que los imputados habían cometido el delito del que se los acusaba”, dijo el letrado.