Doble crimen de Parque Avellaneda: se negó a declarar el adolescente detenido

824

El adolescente detenido junto a dos mayores por el doble crimen de un joven y su novia, quienes el 3 de febrero último fueron hallados apuñalados y con signos de ahorcamiento en una casa incendiada en el barrio porteño de Parque Avellaneda, se negó a declarar ante la Justicia y quedó alojado en un instituto de menores, informaron hoy fuentes de la defensa.

El acusado, de 17 años, fue indagado en las últimas horas por el juez Nacional de Menores 5, Gonzalo Oliver Tezanos, quien quedó a cargo de la causa por los homicidios de Alexis Ferreira (22) y Rocío Micaela Benítez Salaya (21).

Fuentes de la defensa a cargo de los abogados Hugo Icazati y Andrés Balián explicaron a Télam que el adolescente se negó a declarar, tras lo cual, el magistrado dispuso que sea revisado por peritos del Cuerpo Médico Forense y quede alojado en un instituto de menores del partido bonaerense de San Martín mientras se resuelve su situación procesal.

Según los letrados, la defensa evalúa designar la semana próxima un perito de parte para que participe de los posteriores estudios psicológicos y psiquiátricos que se le practicarán al sospechoso.

Por el caso hay otros dos detenidos, Max Javier Funes (19) y Camilo José Rimsky Techera (uruguayo, 19), quienes se negaron a declarar ante la jueza Alejandra Provítola, a cargo del Juzgado Criminal y Correccional 6 porteño, quien luego remitió las actuaciones a Oliver Tezanos ya que el tercer acusado es menor de edad.

El hecho que se les imputa a los tres detenidos fue descubierto el 3 de este mes, cuando los bomberos lograron extinguir un incendio en una casa tipo PH en la calle Fernández al 1700, de Parque Avellaneda.

Los bomberos y los efectivos de la Policía de la Ciudad que trabajaron en el lugar encontraron los dos cadáveres quemados en dos habitaciones distintas, tapados con colchones y bolsas de basura.

Los peritos determinaron que Ferreira presentaba más de 150 heridas de arma blanca en todo su cuerpo y que Salaya había sido ahorcada con una sábana que estaba alrededor de su cuello.

Además, las autopsias establecieron como data de muerte las últimas horas del 31 de enero último, tres días antes del incendio.

A partir de las pruebas recolectadas, los policías detuvieron a Max Funes en una casa de la calle Itaquí al 3300, de Villa Soldati, donde estaba junto a su madre y su tía.

Según los investigadores, al momento de ser detenido, el joven le confesó a los policías (no tiene validez judicial ese testimonio porque no fue realizado ante un juez o un fiscal) lo que había hecho y dio datos de sus dos cómplices.

Posteriormente fue apresado el uruguayo Rimsky Techera en una casa del barrio Villa General Mitre y por último el adolescente menor de edad.

Según la pesquisa, la pareja asesinada y los sospechosos eran conocidos y se presume que el doble crimen está relacionado con una serie de estafas que cometían todos ellos a través de páginas de Internet dedicadas a la compra venta de productos, como así también a la venta de drogas.