El anestesista Billiris se negó a declarar en el inicio del juicio

1002

El detenido anestesista Gerardo Billiris se negó a prestar declaración indagatoria en el inicio del juicio oral en el que está imputado por «tentativa de femicidio» y «suministro y entrega de drogas agravado» a una joven a la que atacó en su departamento del barrio porteño de Palermo en 2017.

«Voy a prestar declaración al final, más adelante», dijo el anestesista a los jueces Gabriela López Iñiguez, Sabrina Namer y Nicolás Toselli del Tribunal Oral Federal 8, en el barrio de Retiro, cuando se sentó en el banquillo de los acusados tras escuchar la lectura de la acusación en su contra.

De camisa blanca, jeans y zapatos negros, Biliris (41), que trabajaba en el Hospital Militar al momento de los hechos, sólo dio sus datos personales, dijo tener una hija de 7 años y habló de su madre peluquera y sus tres hermanos.

Antes de su negativa a declarar, hubo un debate por un pedido de las tres víctimas de la causa de declarar a puertas cerradas sin acusados ni público, algo a lo que se opusieron las defensas ante la solicitud del fiscal de juicio Marcelo Colombo y el abogado querellante Fernando Burlando.

El tribunal resolvió que las víctimas, entre ellas la principal denunciante de Billiris, María Eugenia Belén Torres (21), declaren como testigos a puertas cerradas.

«El me quería matar, pero por suerte no lo logró», aseguró Torres a la prensa tras retirarse de los tribunales de Retiro y sostuvo que el hecho del que fue víctima «no fue al pasar».

La joven, que estuvo acompañada por sus padres, dijo que contó a los jueces todo lo sucedido el 31 de enero de 2017, algo que le quebró «el alma».

«No sé que en que momento se me pasó la imagen de mirar el balcón y querer tirarme, pero no, seguí corriendo y él siguió golpeándome», afirmó la víctima acerca de aquella noche en el departamento de Biliris.

Belén también relató que antes de su declaración, se cruzó al anestesista en un pasillo, lo cual le causó «un escalofrío terrible, miedo».

«Yo había pedido no verlo, fue horrible, muy duro, porque no pensaba verlo hasta el día de la sentencia», dijo.

Al respecto, antes de la declaración, el fiscal Colombo había señalado: «Se trata de hechos gravísimos que afectan la sexualidad de las personas. Es lógico que ellas tengan miedo a declarar frente a sus captores. Las tres hicieron el pedido concreto».

Burlando, por su parte, remarcó que las víctimas «sufrieron ataques bestiales vinculados a la violencia de género» y llamó a no «revictimizarlas» y a darles «la importancia que tienen».

Por eso, los tres acusados escucharon a las testigos desde una sala contigua a la del Tribunal.

Billiris está acusado de atacar a golpes a Torres, el 31 de enero de 2017, en su departamento de Palermo.

En su declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Ramos, quien lo procesó y encarceló, admitió que consumía cocaína y otras drogas, dijo que a la joven la conoció en la red social Tinder y que la había visto un par de veces, en las cuales hubo siempre consumo de estupefacientes.

Sobre los hechos, dijo que esa noche consumió droga suya y que había llevado la joven y que en un momento su mente quedó «en blanco» y no recordó «más nada».

«En mi vida le pegué a una mujer, nunca le pegaría. No soy así», dijo entonces ante el juez apenas quedó detenido, tras la denuncia de la joven y pidió perdón por lo ocurrido.

Con posterioridad a esta denuncia se sumaron otros dos casos anteriores que involucraron a otros dos procesados juzgados ahora junto con él, el ex relacionista público Juan Martín Mercado (44) y Cristopher Rosenthal Verdaguer (27), hijo de un conocido operador de seguros.

A todos se los acusa de “tenencia y suministro de estupefacientes y abuso sexual con acceso carnal” .