Un subcomisario de la Policía Federal fue detenido hoy acusado de integrar una supuesta asociación ilícita que exigía coimas a comerciantes del barrio de Belgrano y proteger el funcionamiento del prostíbulo «Pampita», informaron fuentes judiciales.

Se trata del tercer jefe de la comisaría 51a. de la Policía Federal, subcomisario Diego Moschetto, quien fue apresado esta mañana en el marco de la misma causa en la que ya se encuentran detenidos otros cinco policías, y el dueño y el encargado del prostíbulo «Pampita».

Moschetto, quien fue pasado a disponibilidad en la fuerza apenas se concretó su detención, se negó a declarar ante el fiscal del distrito Saavedra/Núñez, José María Campagnoli, a cargo de la investigación, quien le imputó los delitos de «asociación ilícita, coacción agravada y extorsión», entre otros.

En esta misma causa, la semana pasada habían sido detenidos el comisario Héctor Raúl Palacio y el subcomisario Leonardo Félix Avallay, ambos a cargo de la seccional 51a. ubicada en Artillero 2081, como así también el cabo primero Gonzalo Orbe Carmona, el escribiente Pedro Cataldo y el ayudante Gabriel Nieves.

Además, permanecen detenidos el dueño de «Pampita», llamado Antonio Chiaradía, y su ayudante de confianza, José Daguerre.

En tanto, fuentes judiciales aseguraron a Télam que esta mañana el juez de instrucción Alberto Baños, quien subroga el juzgado de instrucción 43 porteño, rechazó los pedidos de excarcelación presentados por tres de los imputados: el policía Nieves, Chiaradía y Daguerre.

La causa que los involucra es distinta a la que instruye el mismo fiscal y que terminó con la detención de cuatro policías y el pedido de captura de otro, todos ellos acusados de pedir coimas a comerciantes.

La causa por la supuesta protección a «Pampita» comenzó a principios de año con la denuncia de la dueña de un restaurante que involucraba a la comisaría 51a. en el cobro de coimas.

Tras una larga investigación, el fiscal Campagnoli solicitó la detención de cinco policías y de los dos civiles, a quienes acusó de integrar una asociación ilícita.

Para el fiscal, los policías detenidos cobraban «un determinado canon, fuera de las vías legales» por supuesta «protección exclusiva» para restaurantes y comercios de la zona y consideró que el jefe de la organización es «el comisario Palacio».

Además, Campagnoli consideró «probado» que Pampita «funcionaba bajo el amparo» de los policías detenidos.