Crimen de la kinesióloga: separan a los vigiladores del edificio donde vivía la víctima

926

Los guardias de seguridad privada del edificio donde vivía Mirta Avancini, la kinesióloga de 53 años hallada asesinada en su consultorio en Colegiales, fueron separados de sus funciones.

Aún no se sabe quién la mató, pero para los vecinos del edifi cio de la calle Palpa al 3500 -donde vivía la kinesióloga- y la policía es muy extraño que el asesino de Avancini pudiera entrar a robar a su departamento, desvalijar la casa de un vecino y salir del edifi cio sin que los guardias de seguridad (que trabajan las 24 horas) lo notaran.

El personal de seguridad del edifi cio estaba trabajando en el momento en que ocurrieron los robos en el departamento de Avancini y en el de al lado, en el 5to piso, y no detectaron nada, por eso los vecinos del edifi cio de la calle Palpa decidieron separar de sus funciones a los guardias de seguridad hasta que se aclare la situación.

Los investigadores buscan determinar si los custodios no vieron nada porque no estaban en sus puestos o porque tienen alguna relación con lo ocurrido.

Además analizan las fi lmaciones de las cámaras de seguridad del edifi cio donde vivía la mujer, en busca de algún dato que permita identifi car al asesino.

La kinesióloga fue encontrada asesinada el sábado, en su consultorio ubicado en la calle Céspedes al 3400. La mujer estaba atada de pies y manos y tenía una venda elástica que le apretaba el cuello, por lo que se cree que murió asfi xiada.

El hermano de Avancini, quien llevaba varios días sin poder comunicarse con ella y estaba preocupado, llamó a la policía. Junto con efectivos de la comisaría 37ª fue al departamento de la mujer y encontraron todo revuelto, como si hubiera ocurrido un asalto. Avancini no estaba allí, por lo que fueron a su consultorio, a dos cuadras de distancia, donde la encontraron asesinada.